Aragón, Asturias y Castilla y León, las autonomías del carbón, reclaman más tiempo para poder acometer una transición energética justa

Publicado en sep 14 2018 - 7:45pm por Energía Diario

EFE.- Mientras el secretario provincial del PP de León, Ángel Calvo, ha defendido que “no hay ningún combustible que pueda regular el mercado tanto como el carbón”, un mineral “al que aún no le ha llegado el final”, las 3 comunidades autónomas que aún tienen en el carbón un sector estratégico (Aragón, Asturias y Castilla y León) han reclamado más tiempo para poder acometer una transición energética justa, por el interés de estos territorios pero también por el propio sistema energético.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que “nadie niega” que hay que tender a medio plazo a la desaparición de las energías fósiles, pero cree que una transición justa hacia las renovables es “imposible” si las centrales se cierran en 2020. A su juicio, y así se lo ha trasladado Lambán a la ministra Teresa Ribera, hay que “suavizar” estos plazos, incluso por el interés del propio sistema energético y por la garantía de precio de la energía.

“Transición es transición, no precipicio”, subraya el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien recuerda que en una época “bien reciente” de España el carbón autóctono “salvó” la economía al proporcionar la energía que no podían dar otros métodos por circunstancias del momento climatológico. Herrera resaltó que los objetivos “más extremos” dentro de la Unión Europea para el cierre de las centrales se sitúan en 2030, y por eso ha instado a que en España no se sea “más papistas que el papa”, puesto que en este país se está planteando el cierre 10 años antes “y sobre todo sin alternativas claras” para las comarcas, que “siguen teniendo su supervivencia en el carbón”.

Por eso, la alternativa pasa a su juicio por hacer una reserva de carbón nacional, sobre todo al haberse comprobado que tiene más garantías laborales que el que viene de fuera. Y, a su vez, la alternativa, cuando se habla incluso de crear un fondo europeo para este fin, debe dirigirse a impulsar energías limpias que, como la biomasa, se puedan ligar con otros objetivos que tienen las comunidades, como la preservación del medio natural y la lucha contra el cambio climático y los incendios.

El presidente de Asturias, Javier Fernández, ha recordado que con el mercado eléctrico se está hablando de un mercado que no es libre, sino “muy regulado”, y que el cierre de una central debe llevar el acuerdo del Gobierno correspondiente para que no afecte a la seguridad del suministro, al equilibrio medioambiental y al precio. Se habla de un fenómeno local con transcendencia global “y en esa perspectiva hay que analizarlo”, concluyó el presidente asturiano.

Carbón “para regular el mercado”

Por otro lado, Calvo resaltó la proposición de ley del PP para regular el cierre de las térmicas, una iniciativa que el PP registró antes de abandonar el Gobierno y que serviría para desestimar el cierre de plantas de generación eléctrica si su clausura incide negativamente en las emisiones de gases invernadero o en los precios. La propuesta, ha indicado Calvo, “pretende servir para regular los precios de la energía y endurecer las condiciones de cierre”. A su juicio, el carbón debería ser el combustible que regule el mercado porque “aunque a algunos les pese, el carbón no es sucio”.

“El PP padeció en sus propias carnes las nefastas decisiones del ministro Soria pero Álvaro Nadal, artífice de este real decreto, tenía claro que el cierre de las térmicas iba a conllevar un aumento del recibo de la luz”, apuntó. Calvo también critica que el nuevo Ministerio, “llamado de Transición Ecológica, diga que apuesta por las energías renovables al tiempo que no ha conseguido arrancar un compromiso al fabricante de componentes eólicos Vestas para que mantenga su actividad en León”. “El Ministerio debería de haber exprimido esa naranja adecuadamente”, zanjó.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*