Araluce (Foro Nuclear) ve inviable el cierre de las centrales españolas antes de 2030 porque supondría triplicar la potencia renovable

Publicado en nov 27 2018 - 8:07pm por Energía Diario

Europa Press.- El presidente del Foro de la Industria Nuclear, Ignacio Araluce, ve poco factible el cierre nuclear español antes de 2030 en el contexto de lucha contra el cambio climático y en plena transición ecológica porque esto supondría “triplicar” el parque de renovables en ese plazo, algo que considera “poco factible”.

En la actualidad, según ha explicado Araluce, para cumplir con el Acuerdo de París en un objetivo de limitar la temperatura global del planeta de 2 grados centígrados, la generación eléctrica actual debe reducir en torno a un 70% sus emisiones. “Eso significa un esfuerzo tremendo de introducción de energías no emisoras de CO2″, ha señalado Araluce, por lo que habría que actuar sobre los 100.000 GW/h de tecnologías emisoras de CO2 (carbón, gas fuel) sobre los 260.000 GW/h que se generan actualmente en España.

De este modo, Araluce estima que hay que instalar la potencia necesaria para generar 60.000 GW/h, lo que equivale a duplicar estrictamente las renovables. Pero para garantizar la estabilidad del sistema, porque las renovables “fluctúan mucho”, suprimiendo las nucleares se necesitaría “triplicar” la potencia instalada actual. Según las cifras del sector, que reclama su papel en la transición energética, se necesitaría instalar en España 30 GW de potencia instalada de renovables de aquí a 2030, lo que para Araluce supone un “esfuerzo enorme” que equivale a “toda la potencia renovable instalada en la historia de España en 12 años” para rebajar un 60% las emisiones.

Aún más, ha añadido que si además de reducir en un 60% las emisiones de CO2, España quiere prescindir de la energía nuclear, habrá que instalar otros 60 GW de potencia instalada. “Habría que triplicar el parque renovable español de aquí a 2030 para llegar a 90 GW. Eso supone, sin nuclear, instalar cada año 6.000 MW y nosotros pensamos que eso es irrealizable”, ha sentenciado. De ese modo, defiende que en los próximos años, sin la “fundamental” energía nuclear “no va a ser posible cumplir el Acuerdo de París”.

Por ello, asegura que el sector en España está “relativamente tranquilo” porque los números “hablan por sí solos” aunque luchará por la “continuidad” del parque actual y quizá, en el futuro, por plantearse aumentar la potencia nuclear como en “otros muchos” países. A nivel internacional, lamenta que en Europa “curiosamente” se cree que la energía nuclear está en declive a pesar de que en estos momentos se construyen más centrales que nunca. Si bien, admite que el mercado se ha trasladado de Estados Unidos y Europa hacia Rusia y Asia. “En la actualidad aumentar la potencia nuclear instalada en España es una utopía. Podría ser en el futuro, pero ahora no veo las circunstancias”, reconoce.

En esta situación, confía en que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, sepa distinguir que una cosa es el programa electoral, lo que al partido de Gobierno le gustaría, y la realidad de lo que se puede hacer o no. Por ello, a pesar de las declaraciones del secretario de Estado de Energía, cree que el Gobierno compaginará el programa electoral con la realidad de la lucha contra el cambio climático. “Todo cae por su propio peso, nos guste más o menos y la nuclear es fundamental ahora y en el futuro“, opina.

Así, confía en poder mantener alguna interlocución con la ministra Ribera como representante de la industria aunque cree que la mayor interlocución se hará con los dueños de las empresas eléctricas. “Tenemos que llevarnos todos bien para cumplir con el Acuerdo de París. Este es un esfuerzo de todos”, avisa. En este contexto, ha afeado al Gobierno de Mariano Rajoy, porque se declaraba “partidario” de la energía nuclear pero “la dejó morir” y no hizo los esfuerzos suficientes para defenderla y darle herramientas para continuar. Por ello, recuerda que las desavenencias entre las eléctricas y el Ejecutivo popular fueron públicas y claras. “Obras son amores y no buenas razones”, comenta.

Otro de los aspectos por los que Araluce insiste en la necesidad de ampliar la vida de las centrales nucleares es el hecho de que la generación futura será más distribuida, con parques más pequeños y con un aumento de la demanda, para lo que habrá que modificar la estrategia de la red con mayor interconexión con Francia e incremento de la electrificación. “La electrificación de la economía requerirá un parque mayor de generación y si esta es distribuida, el reto para la red eléctrica será mayor, por lo que sin la nuclear en la transición no salen los números y no se puede cumplir el Acuerdo de París”, insiste.

Por otro lado, critica la “fiscalidad ambiental gigantesca” que soporta el sector frente a la “idea instalada en el ambiente” de que las nucleares son un “sector boyante que gana dinero a espuertas”. Así, afirma que las centrales pagan más del 40% en impuestos sobre su facturación, lo que asfixia a las plantas, que además realizan un importante esfuerzo inversor.

Respecto a la medida de quitar el impuesto del 7% a la generación eléctrica, cree que beneficiará a todos y que se traducirá en una rebaja de la factura de poco más del 2%, por lo que pide otros mecanismos para bajar el precio. “El sector se siente maltratado en cuanto a fiscalidad y subvenciones, porque tiene una sobrefiscalidad asfixiante que conduce a la no viabilidad de las centrales”, ha defendido. Por eso, añade que si al final “se decide” que la nuclear es importante en el tránsito hacia el objetivo de frenar el cambio climático, entonces hay que hacerla viable porque el parque español “nunca” va a dejar de invertir en seguridad y renovación.

De hecho, afirma que la central nuclear de Almaraz (Cáceres) está en la actualidad “mucho más nueva” que cuando el propio Araluce dirigió la planta durante su arranque. “Almaraz está fantástica. Se han cambiado cantidad de componentes, muchos sistemas son nuevos y está en condiciones de pedir la renovación de su licencia, aunque eso compete a las propias compañías“, comenta. La solicitud deberá hacerse antes de la próxima primavera pero antes, advierte, habrá que sentarse “concienzudamente” a hablar con el Ministerio para establecer unas normas de juego y conocer si habrá o no estabilidad jurídica.

Por último, respecto al almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares y combustible gastado que ya debía haber entrado en funcionamiento, cree que Teresa Ribera “se está tomando su tiempo” para tener una visión más amplia de la situación en España, a pesar de que “es de sobra conocida” y que los estudios para la infraestructura estaban terminados “al 95%”. Finalmente, estima que si el ATC se relanza no funcionará hasta 2024 mientras “se sigue pagando a Francia” por los residuos de Vandellós I y se invierte en construir almacenes en las propias centrales que “no son la solución definitiva“.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*