Arias Cañete propone que los fabricantes que apuesten por el coche eléctrico vean suavizados su objetivo de reducción de emisiones

Publicado en nov 7 2017 - 3:53pm por Energía Diario

Javier Angulo / Bruselas.- El paquete normativo sobre movilidad que presentará este miércoles la Comisión Europea ligará los objetivos de reducción de CO2 que se fijarán a los fabricantes de vehículos al desarrollo del coche eléctrico, de tal manera que se suavice la meta de emisiones si el fabricante apuesta por este tipo de vehículo alternativo, con el objetivo de que la industria automovilística europea no quede relegada en este mercado ante la pujanza de los procedentes de Asia.

Tras participar en la conferencia sobre energía limpia en Bruselas, el comisario de Energía, Miguel Arias Cañete, ha declarado ante un grupo de periodistas españoles y portugueses, que este miércoles se fijarán los estándares de reducciones de CO2 para 2030 en vehículos, con un objetivo intermedio, dentro del propósito de impulsar la descarbonización del transporte. Tras recordar que la anterior propuesta sólo fijaba estándares de reducción de CO2, Cañete ha señalado que ahora se establece un objetivo de desarrollo de vehículos eléctricos para el fabricante, de forma que si alcanza un determinado porcentaje respecto a su flota, verá su objetivo de reducir emisiones de CO2 “en 5 puntos como máximo”.

El comisario ha explicado que la “filosofía” de esta medida es hacer frente al fuerte desarrollo en China e India de la industria del vehículo eléctrico para que la industria europea del automóvil no se quede regalada y sea competitiva. Arias Cañete considera que la industria europea “está perdiendo el tren del liderazgo en las plantas eléctricas y las baterías” y por eso, el paquete sobre movilidad tiene estándares de límite de emisiones de CO2 pero también incentivos para los fabricantes que desarrollen vehículos eléctricos.

Además, ha dicho que el paquete incluirá apoyo financiero al desarrollo de las infraestructuras de carga y también ayuda a la innovación en el desarrollo de baterías, así como apoyo a la compra de vehículos eléctricos. Eso sí, Arias Cañete reconoció que está bastante decepcionado con los Gobiernos por haber rebajado las propuestas de la Comisión Europea sobre los puntos de recarga al vehículo eléctrico, una actitud que afecta a todo el paquete energético dadas las reticencias de los Estados miembros a fijar objetivos más elevados y, especialmente, que sean por naciones y vinculantes, como reclama el socialista José Blanco.

Ha señalado que, una vez en enero la Comisión Europea fije los niveles máximos de emisión para vehículos pesados, estará finalizado todo el trabajo sobre su propuesta de objetivos en Energía para 2030 encaminados a avanzar en la Unión Energética, por lo que en 2018 se dedicará a mediar en la negociación entre el Parlamento Europeo, “que siempre aporta un mayor nivel de ambición a las propuestas de la Comisión”, y entre los Gobiernos de los Estados representados en el Consejo Europeo, una negociación que ha augurado que será “muy complicada”. Por ello reclamó a los países que aceleren las negociaciones para elaborar sus planes nacionales sobre energía y clima.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*