Asturias, Aragón y Castilla y León exigen a Ribera que sea “cómplice” para que las térmicas no cierren en 2020

Publicado en ene 12 2019 - 9:51am por Energía Diario

Europa Press.- Mientras el Gobierno asegura que será firme para que las eléctricas presenten planes de “transición justa” donde cierren centrales térmicas, los presidentes de Asturias, Aragón y Castilla y León han exigido a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que sea “cómplice” con estas comunidades para evitar que las térmicas no cierren en 2020, como están solicitando, de manera que el final del carbón no sea “abrupto” y haya tiempo para construir una alternativa económica para las zonas mineras.

Así lo han explicado los tres presidentes, Javier Fernández, Javier Lambán y Juan Vicente Herrera, tras reunirse durante dos horas con Ribera. El encuentro se produce en respuesta a la carta que los dirigentes autonómicos remitieron a la ministra exigiendo una “transición justa”. Los tres han sido contundentes en que si no existe una alternativa económica para las zonas afectadas antes de que termine la extracción y uso del carbón, la transición energética que defiende el Ministerio para cumplir las exigencias de la Unión Europea no será justa. Para ello, una de sus principales reivindicaciones es que se presione a las dueñas de las térmicas que consumen ese carbón para que no cierren en 2020.

Las solicitudes tienen que ser autorizadas por el departamento que dirige Teresa Ribera y de ahí la reclamación a la ministra para que sea “cómplice” con la reivindicación autonómica de que se prolongue la vida de estas centrales hasta 2030. Es el tiempo que, según los dirigentes autonómicos, puede costar poner en marcha nuevos proyectos económicos que generen empleos alternativos a los que se perderán por el final del carbón.

Lambán ha sido contundente al denunciar el cierre de la térmica de Andorra por parte de Endesa, a la que ha acusado de no demostrar la responsabilidad social “que cabe exigirle a una empresa moderna del ámbito de la Europa occidental”. “La ministra creo que entiende ese planteamiento y será cómplice con nosotros en esa exigencia de responsabilidades”, ha afirmado.

Más allá de las renovables

El presidente del Gobierno de Aragón ha sido exigente con la citada empresa, a la que le reclama no sólo que haga las inversiones necesarias para prolongar la vida de la central, de acuerdo con los parámetros que impone Bruselas, sino también que se comprometa con la creación de alternativas económicas. Proponer energías renovables, a su juicio, no es la solución. “El sol y el viento son nuestros, no de Endesa, y tenemos empresarios aragoneses comprometidos”, ha apuntado. Según Javier Lambán, la ministra les ha mostrado “buena predisposición a hacer lo que esté en su mano” para evitar una “interrupción abrupta del carbón” sin dar paso a actividades nuevas. “Cerrar en 2020 es incompatible con la transición justa”, ha insistido.

En esta misma línea se ha expresado el presidente del Gobierno de Castilla y León. Juan Vicente Herrera ha asegurado que es posible que algunos proyectos mineros puedan continuar porque son rentables y están haciendo cuentas para devolver las ayudas recibidas, como exige la Unión Europea para continuar la actividad. Así, ha indicado que es el caso de Hijos de Baldomero García, que trabaja precisamente con el Ministerio en cómo devolver esas ayudas. “Pero hacen falta grupos térmicos que compren ese carbón. Obliguemos a las empresas a que tenga visión de Estado”, ha reivindicado Herrera.

Por último, el presidente del Gobierno de Asturias, Javier Fernández, ha reclamado igualmente colaboración para prolongar la vida de las térmicas y dar tiempo a que las economías alternativas sean fuertes. Ha explicado además otra vertiente del problema, el alza de precios de la electricidad que puede producirse por el cierre en año y medio de las térmicas, lo que en el caso de la industria asturiana es “preocupante”. Javier Fernández ha subrayado que este sector necesita “fórmulas estables de precios” para asegurar a medio y largo plazo la producción.

Firme ante las compañías eléctricas

Por su parte, el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, subrayó el compromiso del Gobierno para ser firme frente a las eléctricas con el fin de que acompañen sus peticiones de cierres de centrales térmicas de carbón de unos planes “de transición justa” para la comarcas que albergan estas plantas. Tras la reunión con las comunidades autónomas para tratar de la transición justa en las zonas afectadas por el cierre de centrales y de minas de carbón, Domínguez señaló que “no le gusta hablar de presionar” a las compañías, aunque subrayó que se les solicitará “firmemente unos planes de transición justa que permitan tener un futuro para los lugares donde tienen esas plantas”.

El secretario de Estado de Energía recordó que estas compañías, por la naturaleza de su negocio, “tienen vocación” de operar en el sistema eléctrico español y no abandonar el país, por lo que consideró que deben “hacer transformaciones en su interior para adaptarse a la situación”. “Con las compañías, lo que hacemos es trabajar de una manera firme y decidida en la generación de nuevas oportunidades donde tienen plantas que en este momento no pueden seguir funcionando“, añadió al respecto.

No obstante, advirtió de que es necesario no “engañarse”, ya que la transición energética es algo que debe hacerse y que viene marcada por las directrices europeas, por lo que subrayó que el Ministerio para la Transición Ecológica está “mucho más interesado en el futuro” que ofrecen las nuevas inversiones y oportunidades para los territorios que en permanecer “en la no modificación de algo que debemos modificar“. “Nos obliga la Unión Europea”, añadió. “No es el Ministerio quien pone limitaciones o diga que se tienen que cerrar. Va a haber centrales más allá de 2020″, aseguró el secretario de Estado.

Domínguez señaló que la reunión mantenida con los tres presidentes autonómicos estuvo marcada por “un clima de cooperación y de reconocimiento de la realidad”, centrándose en el futuro y en la transformación y “no en una desaparición del sector”. En lo que respecta a las empresas mineras, recordó que para continuar con su actividad en 2019 deberán devolver las ayudas que recibieron, ya que así lo establece la Unión Europea.

No obstante, señaló que existen ya dos empresas (la aragonesa Samca y la castellano-leonesa Hijos de Baldomero García, según indicaron los presidentes autonómicos) que han comunicado al Ministerio que están dispuestas a proceder a esta devolución de las ayudas para mantener su actividad más allá 2018. Para ello, Domínguez indicó que se están “explorando mecanismos” para flexibilizar los plazos de la devolución de las ayudas y que puedan “ser capaces de continuar con su actividad”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*