Bruselas aplicará sus reglas energéticas también a los gasoductos procedentes de terceros países como el ruso Nord Stream

Publicado en mar 2 2019 - 12:14am por Energía Diario

Europa Press.- Las normas energéticas de la Unión Europea se aplicarán también a todos aquellos gasoductos que procedan o salgan hacia terceros países, como el polémico Nord Stream 2, según el acuerdo alcanzado por las instituciones comunitarias, que recoge también los criterios para poder aplicar excepciones a dichas reglas.

Los gobiernos europeos acababan de fijar su posición negociadora. “El acuerdo cierra la brecha en el marco legislativo de la Unión Europea en el sector de la energía y asegurará que la Unión Energética se aplica de forma coherente“, expresó el ministro de Energía de Rumanía, Anton Anton, que este semestre ostenta la presidencia de turno de la Unión Europea.

La revisión de la directiva europea de gas establecerá, una vez aprobada formalmente, que la Comisión Europea tendrá la competencia de autorizar la apertura de negociaciones entre un Estado miembro y un tercer país, salvo que considere que el futuro acuerdo entre ambas partes puede contravenir las normas energéticas europeas o poner en riesgo el suministro. Bruselas ha señalado además que la futura directiva recoge el enfoque pactado entre Francia y Alemania y que da la competencia de supervisar la aplicación de las normas europeas al país comunitario en el que tiene lugar la primera conexión de un determinado gaseoducto.

Alemania seguirá negociando con Rusia

Estas dos cuestiones significan, por ejemplo, que Alemania seguirá negociando con Rusia los detalles del polémico gaseoducto Nord Stream 2, así como que Berlín se encargará de garantizar que esta conexión gasística con Moscú cumple con las reglas energéticas europeas. Además, también se aplicará a gaseoductos procedentes de terceros países la norma europea que establece que la infraestructura debe ser propiedad de una persona física o jurídica distinta de los gestores de redes, aunque se recogen una serie de derogaciones para los gaseoductos que ya existen y excepciones para los futuros. Sin embargo, la Comisión Europea tendrá la competencia de tomar una decisión sobre si conceder o no dicha excepción.

Bruselas ha subrayado que la revisión de la directiva de gas aumentará la competencia entre proveedores de gas e incrementará la seguridad energética en toda la Unión Europea. Asimismo, remarca que garantizará que todos los gasoductos importantes hacia y desde terceros países son operados “de forma eficiente” y “bajo un régimen de supervisión transparente” que “reducirá los conflictos de interés”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*