Cañete recalca que los países son soberanos para alargar la vida de sus centrales nucleares aunque Bruselas supervisará las inversiones

Publicado en feb 16 2017 - 10:51pm por Energía Diario

Redacción / Agencias.- El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, señaló que si hay un nuevo proyecto de inversiones para la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), deberá ser supervisado por Bruselas al tiempo que rechazó pronunciarse sobre si la planta debería reabrir o no ya que recalca quetodos los Estados comunitarios “son soberanos para elegir su mix energético” y alargar la vida útil de sus centrales nucleares “siempre que tengan condiciones de seguridad”.

Así ha respondido el exministro sobre el informe emitido por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que se muestra favorable a la reapertura de Garoña después de tres años de parón. A su llegada al Congreso de los Diputados, para dar cuentas del nuevo paquete de medidas energéticas proyectadas por la Comisión Juncker, Cañete ha señalado que Garoña es “como cualquier otra central” de las 129 que existen en toda Europa y ha explicado el caso de Bélgica, que paralizó la actividad de sus centrales nucleares y luego decidió volver a tenerlas operativas. “Se notificaron los proyectos a la Comisión Europea y las analizamos en los términos justos”, ha señalado.

Y es que, según indicó Cañete, “si hay un proyecto de inversiones” tiene que ser notificado a la Comisión Europea” para comprobar que cumple los nuevos parámetros de seguridad que este organismo europeo endureció desde el accidente de la central japonesa de Fukushima. En este sentido, Cañete ha indicado que la normativa europea en materia de seguridad nuclear es “la más exigente del mundo”. “Lo digo porque lo sé. En los intercambios con reguladores japoneses o americanos vemos estándares que ellos manejan y somos los más exigentes”, explicó el exministro.

Aún así, Cañete ha recordado que deben ser los reguladores nacionales los que amparándose en estos estándares “analicen y obliguen” a realizar las inversiones a los operadores para “garantizar la seguridad”. “Tienen que darse unos mínimos de seguridad y estoy seguro que el CSN lo ha hecho correctamente”, ha apuntado el exministro, que reconoce que “es un debate que está habiendo en toda la Unión Europea” en la actualidad, pero insiste en que, cuando finaliza su vida útil prevista, son los países quienes pueden “elegir desmantelar las centrales nucleares, pararlas o alargar su funcionamiento, siempre en condiciones de máxima seguridad”.

Por otra parte, el portavoz de Ciudadanos, Antonio Cantó, cuestionó a Cañete sobre la posible falta de independencia del CSN. El diputado se mostró preocupado por la composición del consejo y pidió que sus miembros sean “elegidos de otra forma”. “Cuando entran los partidos políticos para favorecer la competencia, es el bolsillo de los españoles el que sufre”, denunció. En este sentido, el exministro reconoció “problemas con varios países” porque sus Gobiernos quieren intervenir. A su juicio, la única forma de que esta situación sea igual para todos es que se “aplique la normativa europea” porque, ha recordado, “todos los proyectos tienen que informarse y ser analizados en la Comisión”.

Precio elevado y 28 mercados

Precisamente Cañete achacó el elevado precio de la energía en los países europeos a la ausencia de un mercado integrado ya que cada país miembro cuenta con un mercado propio. “No tenemos un mercado integrado de 28 países. Somos 28 mercados no conectados”, señaló Cañete, que recordó que el precio de la electricidad es 1,5 veces más cara que la de Estados Unidos y que en el caso del gas es aún más del doble, un 2,5 veces más cara.

“El problema de los precios tiene muchas causas. En primer lugar, una fortísima dependencia del gas”, indicó Cañete, que justificó por esta razón el impulso al gas natural licuado por parte de Bruselas. “Cuando el 30% de tu importación depende de un solo proveedor, que puede ser Rusia, y cuando tienes dificultades de abastecimiento con la red europea, pues tienes muchos más problemas de gas”, explicó, añadiendo que un competidor como Estados Unidos no tiene problemas para realizar prácticas de extracción como el fracking, más limitadas por la legislación europea.

Para Cañete, la situación “ideal” pasaría por tener “un mercado eléctrico y energético integrado, único, con precios competitivos” y a la vez evitando que se produzcan deslocalizaciones de empresas por costes excesivos frente a otros competidores. Así, Cañete ha reclamado que las empresas que lleven a cabo innovaciones tengan asignados “el número de derechos de emisión suficientes para no verse obligados a deslocalizar sus empresas“.

Arias Cañete ha tenido que encajar críticas y acusaciones de la oposición por haber actuado en favor del “oligopolio” energético, particularmente por parte de la diputada Rosa Martínez Rodríguez, de Unidos Podemos. “La Comisión es absolutamente independiente”, ha replicado Cañete, que cree que la reestructuración del mercado energético que supondrán las nuevas medidas impulsadas es “la mejor propuesta para los consumidores europeos”. “Queremos energía barata, segura y limpia”, indicó el comisario, algo que, ha dicho convencido, “es conciliable“, tras haber aumentado en estos años el PIB de la Unión Europea, al tiempo que las emisiones más contaminantes se han reducido.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*