Ecologistas quieren adelantar a 2040 la descarbonización de España pero ven como un punto de inflexión los planes del Gobierno

Publicado en mar 15 2019 - 8:35am por Energía Diario

Europa Press.- Mientras Acogen cree que el Plan de Energía y Clima es “incompatible” con un sistema eléctrico eficiente y competitivo, las organizaciones ambientales Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF y SEO/BirdLife han calificado de “poco ambiciosos” los objetivos del Marco Estratégico de Energía y Clima que presentó el Gobierno aunque, en todo caso, celebran que el paquete climático va en la buena dirección y supone un “punto de inflexión” en la lucha contra el cambio climático en España.

La coordinadora estatal de Amigos de la Tierra, Blanca Ruibal, ha destacado que los mecanismos que se definen en la ley son correctos pero los objetivos son “poco ambiciosos“. “Necesitamos mecanismos mucho más ambiciosos que los de nuestros vecinos, porque vamos a sufrir mucho más las consecuencias del cambio climático”, ha manifestado. Ruibal es “consciente”, no obstante, de que este es el “mejor” anteproyecto de ley de cambio climático al que podían aspirar en este contexto. Entre los aspectos que ha desgranado, ve positiva la apuesta porque la electricidad sea de origen renovable, pero critica que los plazos del carbón y las nucleares son “demasiado extensos” y los riesgos que asume España son “muy altos”.

En la misma línea, Ecologistas en Acción celebra que los nuevos objetivos suponen un avance pero advierte de que la planificación del Gobierno está “lejos de la ambición requerida y del impulso necesario” para la transformación necesaria ya que la descarbonización total “debería” alcanzarse en 2040. “El tiempo de la inacción se ha pasado. Solo una actuación decidida que consiga reducciones sustanciosas podrá atender las demandas de una transformación planetaria sin precedentes para frenar el cambio climático”, comenta el responsable de Clima y Energía de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz.

A su juicio, el calendario de cierre presentado para el carbón y la nuclear responde más a los intereses de las grandes compañías eléctricas que a los propios compromisos electorales del PSOE. Para Ecologistas en Acción es “inadmisible” la postura del PSOE y acusa al Gobierno de una “falta de valentía patente” por la ausencia de una fecha definitiva para el cierre de las térmicas.

Por su parte, Greenpeace respalda el marco estratégico de Energía y Clima porque “va en la dirección correcta” pero pide más ambición y critica que el proceso electoral paralice la necesidad de acelerar la transición energética. “Es la primera vez que España se plantea oficialmente un horizonte de cierre de sus centrales de carbón y nucleares“, celebra la ONG, que reclama objetivos más ambiciosos. Igualmente lamenta que el calendario de cierre nuclear se alargue “innecesariamente” una década más porque esto penaliza “gravemente” a la sociedad.

El director ejecutivo de Greenpeace, Mario Rodríguez, ha señalado que el paquete climático es “una urgencia histórica por encima de cualquier batalla política”. “Que España se proponga alcanzar un sistema eléctrico 100% renovable es un triunfo de quienes en un principio demostramos que esto es posible y necesario, aunque necesitamos que se haga extensible a toda la energía, no solo la electricidad”, ha manifestado Rodríguez que confía en que una vez se apruebe este paquete, España dejará de ser el “único” país de Europa sin fecha de abandono del carbón.

Sin embargo, también cree que no se debe retrasar el cierre de las centrales de carbón y las nucleares más allá de 2025 y que el sistema energético debería alcanzar la neutralidad de carbono en 2040. En todo caso, Greenpeace ve “imprescindible” medidas para que España se reenganche a la lucha mundial contra el cambio climático y “aproveche sus oportunidades”.

“Buen rumbo” para la transición

Por su parte, el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ve en la presentación del marco estratégico un “punto de inflexión de verdad” para el modelo económico de España. En este sentido, destaca que implica una “revolución” para todos los sectores económicos con un “cambio de rumbo” que lleva a España a ponerse “en el grupo de cabeza” de la lucha europea y mundial contra el cambio climático. “El barco de verdad empieza a girar en la dirección correcta después de mucho tiempo”, confía Del Olmo que recuerda que hace aproximadamente una década Greenpeace lanzó una propuesta de un sistema energético 100% renovable en 2050. “Parecía entonces impensable y hoy está aquí”, comenta.

Para el responsable de WWF, en este momento en el que España entra en un “torbellino electoral”, es “imprescindible” que el cambio climático se respete como una política de Estado a largo plazo y que no sirva de arma electoral arrojadiza sino de motivo de consenso. “Ningún partido debería hacer de esto una lucha partidista porque la lucha contra el cambio climático puede ser una catapulta para el futuro de España. Es una superoportunidad, especialmente para las zonas despobladas”, comenta.

Finalmente, aunque le gustaría que los textos tuvieran más ambición, un cierre más temprano del carbón y las nucleares, entre otras cosas, valora que poner todo ello sobre la mesa es un “salto cualitativo para una nueva era”. “España poner a rodar la lucha contra el cambio climático con un papel de liderazgo tanto en la Unión Europea como a nivel global. Hay muchos detalles que nos gustarían de otra manera, pero este paquete supone pasar de un país anclado en las energías sucias a un país poderoso que se propone ser 100% limpio en 2050. Es muy ilusionante”, concluye.

Por su parte, desde SEO/BirdLife, su directora ejecutiva, Asunción Ruiz, ha destacado que se está hablando “de una cuestión de Estado, muy por encima de cualquier diferencia política, territorial y sectorial” ya que “el marco que propone el Gobierno debería marcar un suelo para nuestra ambición y una prioridad absoluta para la próxima legislatura a todos los niveles del gobierno, y para todas las siguientes legislaturas hasta final del siglo”. Por ello, han hecho un llamamiento “a un debate responsable e inclusivo en la consulta pública y en las campañas electorales, y a una movilización social masiva” ante este reto.

“Incompatible” con eficiencia y competitividad

Por su parte, la Asociación Española de Cogeneración (Acogen) cree que el borrador del PNIEC es “incompatible” con un sistema eléctrico eficiente y competitivo e impide también que España mantenga su actual producción industrial, de exportaciones y de empleo. “El borrador no refleja en absoluto el supuesto acompañamiento al sector industrial y el marco de apoyo a la cogeneración en la industria al que aludía el Gobierno en su presentación de propuesta del plan”, ha puesto de relieve la asociación.

Además, Acogen ha criticado que la propuesta “no sólo no aprovecha el potencial económico de cogeneración de alta eficiencia evaluado en España y Europa, sino que apunta un calendario de cierre de las cogeneraciones en funcionamiento (una de cada tres) totalmente incompatible con las políticas de eficiencia que promueve la Unión Europea“. En esta línea, ha alertado de que la eliminación de una de cada tres cogeneraciones podría conllevar “graves consecuencias” para la industria manufacturera y para la calidad del suministro eléctrico en los polígonos industriales, por lo que se pondría en “grave y directo peligro” la competitividad del 6% del PIB industrial español y más de 60.000 empleos industriales.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*