El diésel se encarece un 1,1% para alcanzar su máximo nivel desde mayo mientras la gasolina mantiene su precio estable

Publicado en oct 10 2017 - 9:36am por Energía Diario

Redacción / Agencias.- Los precios de los carburantes han experimentado de nuevo un comportamiento desigual ya que la gasolina se ha mantenido tras sumar dos semanas de descensos mientras el diésel encadena ya cinco semanas al alza, al incrementar su precio un 1,1%. Con ello, ambos carburantes se mantienen en sus niveles más altos desde principios de mayo.

Concretamente, el precio de la gasolina sigue en los 1,211 euros por litro. Por su parte, el precio del gasóleo se sitúa en 1,107 euros por litro, experimentando un ascenso del 1,1% en relación con los 1,095 euros anteriores y superando el listón de los 1,1 euros el litro, alcanzando sus máximos de los últimos cinco meses. Con ello, en comparación con hace un año, los precios de ambos carburantes suben. El coste para el consumidor de la gasolina subió un 4,4%, mientras que el del gasóleo lo hizo un 7,2%. No obstante, ambos carburantes se encuentran aún lejos de los máximos registrados en 2012, cuando la gasolina era un 20,43% más cara y el gasóleo costaba un 23,39% más.

Con estos precios, llenar un depósito de 55 litros de gasolina cuesta 66,6 euros, igual que hace una semana, mientras que un depósito de un vehículo de gasóleo conlleva un gasto de 60,88 euros, 66 céntimos más que la referencia anterior. Estos precios de los carburantes se producen en un entorno al alza del crudo, que llevó recientemente a casi tocar los 60 dólares. No obstante, se están relajado algo los precios y el barril de Brent, de referencia en Europa, cotiza a 56,12 dólares, mientras que el Texas americano se cambia a 50,15 dólares.

La gasolina es más barata en España que en la media de la Unión Europea y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de combustible Euro-Super 95 se sitúa en 1,35 euros y en 1,395 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta 1,224 euros de media en la Unión Europea y 1,221 en la eurozona. El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal en general que la media comunitaria.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*