El esquisto de Estados Unidos impulsa las inversiones del sector petrolero, que presenta una plataforma para combatir la pobreza energética

Publicado en jul 18 2017 - 7:58am por Energía Diario

EFE / Europa Press.- Una plataforma para mejorar el acceso a la energía de los más pobres del mundo, diseñada en el contexto de los objetivos del Milenio de la ONU, fue presentada en el Congreso Mundial del Petróleo. En este contexto, el director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Fatih Birol, indicó que la industria dedicada al petróleo de esquisto en Estados Unidos está experimentando un fuerte crecimiento y contribuirá a que la inversión en petróleo y gas no siga decayendo.

Después de dos años de fuertes caídas, “las inversiones globales en petróleo seguirán planas, no repuntarán de forma llamativa, como muchos quisieran”, apuntó Birol al presentar el informe anual sobre inversiones de la AIE. Pero mientras en la industria convencional habrá pocos cambios, las inversiones en la extracción de lutita o petróleo de esquisto, mediante la tecnología de la fractura hidráulica, subirán un 53%, estima la citada agencia con sede en París. Birol precisó que esos cálculos se basan en los datos de los primeros seis meses del año y en los planes empresariales conocidos para el resto del año.

“Se creará así una industria de dos velocidades”, vaticinó el experto. “En 7 años, la producción de esquisto estadounidense equivaldrá a toda la producción de petróleo de Irak”, predijo el director de la AIE. Agregó que el mercado del petróleo se halla en una llamativa transición hacia modelos más flexibles, con proyectos de menor tamaño y una rentabilidad más rápida. Si en el lustro 2010-2014 se tardaba unos 4 años y medio entre la decisión final de inversión y la primera gota de petróleo extraída, ahora ese periodo se ha reducido a 2 años en pozos en tierra y 3 en plataformas de alta mar.

Birol lamentó, en cambio, la escasa inversión en la investigación de energías más limpias, de solo 36.000 millones de dólares en 2016, una suma que calificó de “calderilla”. Además, dos tercios de esa suma provienen de gobiernos, con lo que la inversión privada está muy por debajo de lo que cabría esperar. Es menos de lo que las tres mayores empresas de tecnologías de la información invierten en I+D, agregó.

Mejorar acceso a la energía

Respecto a la plataforma presentada, la iniciativa del Consejo Mundial de Petróleo (WPC), el Fondo de la OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID) y la petrolera francesa Total “ofrece a nuestros miembros una oportunidad de ayudar a los pobres”, apuntó Suleiman Al-Herbish, director general de OFID. Es un paso con el que se pretende contribuir a alcanzar uno de los objetivos del Milenio de Naciones Unidas, explicó Al-Herbish. La plataforma está concebida como un espacio de intercambio de experiencias y prácticas para mejorar el acceso de los sectores más pobres de la población a fuentes de energía limpias y asequibles.

El proyecto se formalizó en 2016, con la participación de empresas como Total, Shell, OMV y Boston Consulting, aparte del OFID y el WPC, y hoy se lanzó su página web, theenergyaccessplatform.org. Jean-Marc Fontaine, representante de Total, enumeró ejemplos de prácticas que la Plataforma promoverá: la utilización de gas natural para cocina, la distribución de dispositivos de energía solar en zonas donde no llega cableado de electricidad o el establecimiento de mini-redes eléctricas en regiones alejadas de la red principal.

El presidente del WPC, Jozsef Toth, vaticinó que este plan ayudará a la industria a cumplir con el objetivo de poner fin hasta 2030 a la práctica de incendiar el gas natural que se halla al extraer petróleo, una técnica conocida como flaring; si todo el gas eliminado de esta manera se utilizara para generar energía, podría cubrir más que la demanda anual de toda África. Toth invitó a unirse a esta iniciativa a todas las empresas del sector que aún no lo hayan hecho.

Aramco intenta mantener su producción

Saudi Aramco, la petrolera con las mayores reservas de crudo del mundo, está decidida a mantener un alto nivel de extracción, señaló el vicepresidente de la compañía, Ahmed al Saadi. Aparte de mantener los objetivos de extracción petrolera, Aramco planifica duplicar su extracción de gas, hasta los 23.000 millones de pies cúbicos por día, apuntó Saadi. “Hacemos grandes inversiones en mayor eficiencia. Queremos garantizar que los carburantes fósiles se sigan usando”, agregó el ejecutivo saudí.

Aramco amplía también la producción y exportación de derivados de petróleo, y adquiere compañías extranjeras de acero y maquinaria para controlar parte de la industria relacionada, agregó el ejecutivo. Además, la compañía saudí está invirtiendo importantes recursos en la formación de jóvenes ingenieros para mejorar el capital humano del país y también invierte en energías renovables. Con ello, Aramco prevé producir en 2025 unos 10 Gwh de energías renovables, indicó.

El petróleo sube un 2%

El precio del petróleo subió cerca de un 2% después de haber caído al conocerse que hasta tres bancos habían revisado a la baja sus pronósticos de evolución del precio de crudo hasta 2018. En concreto, el Brent, de referencia en Europa, alcanzaba así su máximo de 47,77 dólares por barril, después de haber tocado un mínimo de 46,30 dólares. Por su lado, el West Texas, de referencia en Estados Unidos, subía hasta el nivel de los 45,28 dólares, tras llegar a bajar hasta los 43,87 dólares. Finalmente se moderaban las ganancias: el Brent se situaba en 47,35 dólares por barril y el West Texas alrededor de los 45 dólares.

En este contexto, los precios del petróleo se sitúan cerca de un 18% por debajo del nivel al que se situaban al inicio del año, a pesar de los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por reducir el exceso de oferta global. La OPEP, junto con otros países no pertenecientes al cártel como Rusia, acordó en mayo extender el actual recorte de la producción de crudo en 1,8 millones de barriles diarios hasta marzo de 2018.

La cotización del oro negro descendía después de que BNP Paribas, Barclays y Goldman Sachs revisaran a la baja sus previsiones de evolución del crudo hasta 2018 debido al exceso de oferta global. BNP Paribas recortó sus previsiones para el crudo del Mar del Norte hasta los 51 dólares por barril para 2017, lo que supone 9 dólares menos que su pronóstico anterior. De cara a 2018, espera que el Brent cotice en 48 dólares, 15 dólares menos que lo anunciado anteriormente. Por otro lado, Barclays revisó el precio del Brent hasta los 52 dólares por barril para 2017 y 2018, mientras que previamente auguraba que se situaría en 55 dólares y 57 dólares, respectivamente.

Al mismo tiempo, Goldman Sachs señaló que sin una caída significativa en los inventarios de petróleo o una disminución en la producción de Estados Unidos, los precios del crudo podrían caer por debajo de los 40 dólares por barril. Más tarde, salieron a la luz datos de Eurooilstock en los que se muestra que las existencias de productos petrolíferos europeos descendieron en junio, a la vez que se produjo un aumento del consumo en las refinerías del Viejo Continente. Estos datos mostrarían que la demanda de petróleo global es mucho más fuerte de lo previsto.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*