El Gobierno “no duda” sobre las propuestas del horizonte 2040 pero Equo les acusa de ceder ante la industria automovilística

Publicado en dic 11 2018 - 11:18am por Energía Diario

Europa Press.- Equo ha acusado al Gobierno de ceder ante “las presiones de la industria del automóvil” por eliminar la fecha de prohibición para la venta y matriculación de vehículos que emitan CO2, que en un primer momento se había establecido para 2040. En este sentido, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que el Gobierno “no tiene ninguna duda” de que la fecha para la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos debe ser 2040.

Ribera reiteró la importancia de fijar una fecha de referencia “para dar estabilidad y fijar el proceso de transformación de la industria”, y subrayó que para el Gobierno 2040 es “la mejor fecha”. La titular de Transición Ecológica destacó que esa fecha está respaldada por las señales que han dado en esa dirección tanto la Comisión Europea, “incluido el comisario de Energía, que hizo comentarios un poco confusos en voz alta”, como Francia, un país con “potencial industrial asociado al automóvil y sede de dos de las casas automovilísticas más importantes, como Renault y PSA”.

Ribera señaló que “es imposible” abordar una estrategia de descarbonización “seria” sin afrontar que todos los coches nuevos en 2040 “deberán ser cero emisiones”. No obstante, defendió la “neutralidad tecnológica” ya que en ese horizonte es imposible saber qué tipo de vehículos habrá. “Pero sí la referencia de que deberán ser cero emisiones”, apuntó. La ministra afirmó que la industria está en una transformación “muy profunda a escala global”, por lo que los gobiernos deben acompañar en ese proceso para que la industria europea “no pierda ese tren”, pero “sin olvidar el cumplimiento de nuestras obligaciones en materia de clima”.

“Es un sector importantísimo desde el punto de vista del empleo, del peso industrial y de la salud y del riesgo asociado al cambio climático”, añadió. Asimismo, consideró que el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética se trata de un documento de trabajo abierto y en el que el Gobierno está “ocupado”, pero que en ningún momento existe “ninguna decisión concreta”.

Devolverá peajes a la CNMC

Por otra parte, Ribera confirmó que el Gobierno devolverá a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) antes de 2019 la potestad para fijar los peajes de la luz y del gas, unas competencias que le fueron arrebatadas por el anterior Ejecutivo y que había provocado que existiera la amenaza de sanción por Bruselas. “Lo que hemos hecho ha sido trabajar con la propia CNMC para poder entender cómo dábamos una solución a la práctica habitual de nuestro ordenamiento y nuestras instituciones. Es lo que es compatible con el marco comunitario”, explicó.

Ribera reiteró que pronto se dará a conocer la senda que el Gobierno cree “más adecuada” para conseguir ese objetivo de descarbonización y afirmó que la transformación del sector eléctrico de 2021 a 2030 movilizará “algo más de 100.000 millones de euros. La ministra subrayó que la transición energética presenta “grandes desafíos”, pero también ofrece “grandes oportunidades” que deben incluir la referencia de la solidaridad y “el trabajo serio y comprometido desde el Gobierno para que estos años convulsos se conviertan en años de prosperidad”.

Por su parte, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, aprovechó para pedir a la ministra que en esa hoja de ruta que se está diseñando para la transición energética se recoja un entorno “claro” y que se “pueda escuchar” a las empresas antes de tomar las decisiones. “Estamos para respetar las reglas del juego y sólo pedimos que sean claras y un entorno estable”, indicó.

El directivo reiteró la necesidad de escuchar a las empresas antes de tomar las decisiones, “que son del Gobierno”, para que esa “ambiciosa” ley pueda contemplar los diferentes puntos vista. Así, el ejecutivo de Naturgy indicó que estamos ante la “gran transformación” para el sector en los últimos años, en la que las compañías deberán adaptarse a un entorno “cambiante”.

Equo habla contra el Gobierno

Según indicaron desde la formación ecologista integrada en el Congreso en el grupo confederal de Unidos Podemos, el borrador del decreto ley de medidas urgentes contra el cambio climático deja sin fecha esta prohibición, algo que lamentan como un “paso atrás” del Ministerio para la Transición Ecológica. “Consideramos que es un error y que obedece a las presiones de la industria del automóvil, una vez más, sin tener en cuenta los beneficios que tendría para la sociedad en general”, apuntó el diputado de Equo, Juan López de Uralde, tras conocer el contenido de este borrador.

La mayor parte de la producción de coches en España se exporta, y por tanto nuestra industria debe estar preparada cuanto antes para el cambio que se está produciendo ya”, ha apostillado, recordando que la Comisión Europea contempla este límite de 2040, con el fin de establecer un futuro de cero emisiones en 2050. De esta forma, España no estaría en condiciones, según esta formación, de alcanzar los acuerdos de París, y pide al Gobierno que asuma este escenario. “No tiene sentido eliminar la fecha en el Decreto para ponerla después”, criticó López de Uralde.

“Lo que hay que hacer es comenzar cuanto antes la transformación para que el impacto sea el menor posible en los puestos de trabajo. Sin olvidar que también es una oportunidad”, ha concluido el diputado verde. Por su parte la coportavoz de Equo, Carmen Molina, ha subrayado la necesidad de “avanzar hacia políticas valientes que realmente supongan un impacto claro en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2). “Tenemos que adoptar medidas contundentes y rápidas, ya nos hemos demorado demasiado tiempo”, afirmó.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*