El sindicato UGT pide al Gobierno negociar una transición energética “justa” y “atemperar” la alarma social generada alrededor del diesel

Publicado en jul 27 2018 - 12:51pm por Energía Diario

Europa Press.- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha pedido a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, un proceso de negociación “que permita hacer los cambios necesarios” y una transición energética “justa” para pasar de un modelo a otro. Asimismo, exige al Gobierno que “atempere” la alarma social que se ha generado en torno a la desaparición del diésel.

“A una persona que ha comprado un diésel hace 3 meses, con unos grados de contaminación bastante equiparables a los de la gasolina, ahora no se le puede decir meses después que su situación ha cambiado radicalmente”, apuntó el líder de UGT. Álvarez también aboga por suprimir “de manera inmediata” el conocido como impuesto al sol, porque es un “absurdo” que “solo beneficia a las empresas eléctricas”. También apuesta por impulsar las energías renovables, especialmente la eólica y la solar. “Las nuevas generaciones de energía no fósiles tienen un abanico de posibilidades de creación de empleo muy importantes“, ha precisado.

“Queremos que nuestro país impulse las energías renovables y queremos saber cuál es la política que vamos a desarrollar desde ese punto de vista”, afirmó. Por ello, ha apostado por “pasar de las declaraciones a los hechos” para conseguir un medio ambiente “sano”; un precio de la energía que permita mantener el desarrollo industrial, manteniendo los precios al consumidor “de acuerdo con el coste de la vida”; y unos precios a la industria que tengan “una relación” con lo que ocurre en Europa, ya que los grandes consumidores de energía están pagando en España “en torno a un 30% más”.

Asimismo, el sindicalista ha criticado que algunos sectores industriales “han creado alarma social” desde el punto de vista de todo el proceso energético. Así, ha defendido introducir cambios “con justicia social y medioambiental“. En este sentido, ha pedido una coordinación entre el Ministerio de Transición Ecológica, el de Industria y el de Trabajo, para “sumar esas sinergias” y ser un país que “tenga peso” y “se visualice” en las nuevas generaciones de energías no fósiles.

Por otro lado, sobre la decisión del Gobierno de paralizar los trámites del ATC de residuos nucleares en Villar de Cañas (Cuenca), Álvarez considera que los residuos deben tenerse en España, en una ubicación “segura, con la suficiente información para que no genere alarma social” y donde existan compensaciones para el desarrollo de la zona desde el punto de vista industrial y económico. “Lo que es muy difícil es mantener un canon como el que pagamos”, advirtió Álvarez respecto a los 74.000 euros diarios que se pagan a Francia para el almacenaje de estos residuos.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*