Endesa solicita el cierre de las centrales térmicas de Andorra y Compostilla e invertirá 1.000 millones en energía solar fotovoltaica

Publicado en dic 28 2018 - 12:53pm por Energía Diario

Europa Press.- Endesa ha presentado la solicitud de cierre de las centrales de carbón de Compostilla (León) y Andorra (Teruel). La compañía eléctrica alega que en el actual contexto regulatorio y de mercado es “imposible” abordar las inversiones necesarias para que cumplan los límites de emisiones. Dichos límites, establecidos por la Unión Europea, entrarán en vigor el 30 de junio de 2020.

Endesa subraya que la decisión de cerrar estas plantas está en línea con los objetivos de la política energética nacional avanzados por el Ministerio para la Transición Ecológica para conseguir un sistema energético totalmente descarbonizado en 2050. Según la misma fuente, antes de presentar la solicitud de cierre informó al Ministerio, a las autoridades de Aragón y de Castilla y León, y a las de los municipios en los que se hallan ubicadas las plantas.

Además, ha presentado de manera voluntaria planes de futuro destinados a promover el desarrollo de actividades económicas y generación de empleo en las zonas de las dos centrales, ha destacado la empresa, que ha subrayado que estos planes están abiertos a incluir nuevas iniciativas viables. En virtud de los planes presentados, Endesa respetará el puesto de trabajo de todos los empleados de las dos centrales: 166 en el caso de Compostilla y 153 en Andorra.

Por lo que se refiere a los empleados de las empresas auxiliares, les dará prioridad en la contratación para acometer los trabajos de cierre y desmantelamiento de ambas plantas, así como en el desarrollo de las nuevas instalaciones renovables que se propone llevar a cabo en las zonas de las dos centrales. Los trabajos de cierre y desmantelamiento se prolongarán durante entre 4 y 6 años y generarán en torno a 130 empleos, con puntas de hasta 200, en cada uno de los dos emplazamientos.

Además, Endesa prevé desarrollar hasta 1.000 megavatios (MW) de nueva capacidad solar fotovoltaica en la zona de la central de Andorra con una inversión de 800 millones. En cuanto a Compostilla, la eléctrica tiene en estudio proyectos fotovoltaicos en la zona de Ponferrada (León) que representarían una inversión de unos 240 millones de euros. Una vez finalice el plazo de aplicación del Plan Nacional Transitorio en junio de 2020, al que están acogidas, las dos centrales térmicas estarán obligadas a dejar de producir. Hasta entonces, irán dando salida progresivamente al carbón que tienen almacenado, así como a las posibles toneladas adicionales que pudieran ir precisando en el futuro según el funcionamiento que les permita la evolución del mercado de generación.

Según el consejero delegado de Endesa, José Bogas, los planes “no compensan la actividad económica que puede tener ahora Endesa en la región” pero sí pretenden “paliar” los efectos del cierre. Así, ha comentado que se valorarán proyectos de energías renovables y crear un centro de excelencia, siempre “algo que sea sostenible y genere empleabilidad”. Ha insistido en que se deben buscar medidas sostenibles que “tenemos que ir estudiando”. Ha puntualizado que Endesa no se dedica a la producción de paneles solares, pero sí se ha planteado la posibilidad de “tratar de que vengan aquí” empresas de fabricación de componentes.

Insuficiente para el Gobierno aragonés

Por su parte, la consejera de Economía de Aragón, Marta Gastón, ha manifestado que el borrador del plan es “insuficiente” por su falta de “concreción”, expresando que en Aragón “no vamos a ser los que digamos ahora que las inversiones en renovables nos parecen algo negativo, pero no nos parece suficiente“. A su juicio, la prioridad es el alargamiento de la vida de la central térmica más allá de 2020, considerando que la normativa contempla “una posibilidad”, que es mantener una actividad de 1.500 horas anuales aun sin inversiones, a lo que se sumaría la eliminación del denominado céntimo verde.

Gastón ha avanzado que la autorización del cierre no será “rápida” si el Ministerio no considera suficiente el plan y que en esta decisión contará con el Gobierno de Aragón y los sindicatos, exigiendo “medidas concretas” como poner en marcha una planta de biomasa y otros proyectos que con “la garantía de promotores del territorio” van a llevarse a cabo.

La consejera ha aludido a la creación de un centro “referente” en España de formación e investigación sobre energías renovables, que sería el primero en el país, y que incluiría FP dual, constituyendo un hub de las renovables, lo que daría “posibilidades” al territorio. La colaboración de Endesa en este centro sería “de partida” y “continua”, ha agregado. Para Gastón son importantes los empleos pero también “nos preocupa el futuro de la zona”, especialmente para la gente joven que quiera quedarse a vivir, en lo que “queremos que Endesa colabore”.

La alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, ha advertido de que “no vamos a permitir que se autorice el cierre mientras no se pongan encima de la mesa los puestos de trabajo que se van a destruir”. De esta forma Ciércoles ha aludido al “duro golpe” que recibe la localidad de Andorra. Ha exigido que el plan sea más concreto y “flexible”. “Es normal” que los sindicatos se sigan movilizando, ha aseverado la alcaldesa, quien ha apostado por ser “más reivindicativos” para no ser “cómplices”, recordando que la Térmica ha creado riqueza en la zona y “tenemos que mantener Andorra y su comarca” donde “se merece”.

El alcalde de Ariño, Joaquín Noé, ha aludido a los proyectos que están “dando sus frutos” y ha afirmado que “todo suma”. A Endesa “le pedimos más”, que empuje los proyectos del territorio para ir todos “juntos de la mano” porque “el problema es mucho más grave que el simple cierre de la Térmica”. Noé ha recordado que “hemos estado siempre trabajando” y que necesitamos “unidad” política, empresarial y sindical.

Desde UGT, Alejo Gálvez, ha dicho que “no vamos a aceptar lo que nos han venido a vender de energías renovables” y, de hecho, “no estamos nada de acuerdo”, a lo que el dirigente local de CCOO, Antonio Planas, ha añadido que “seguimos sin conformarnos con 4 placas solares” y que “no nos vale que nos digan que se van a crear puestos para las contratas durante tres años porque será una patada para adelante“. “Nos planteamos todo, no descartamos nada”, tampoco convocar movilizaciones, advirtió.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*