Energía compromete un incentivo “adecuado” para mantener las plantas de cogeneración actuales más allá del final de su vida regulatoria

Publicado en nov 2 2018 - 6:39pm por Energía Diario

Europa Press.- El Gobierno trabaja en un plan que garantice “un nivel adecuado de incentivo” para mantener las instalaciones de cogeneración actuales mientras se establecen unos mecanismos para la renovación de las plantas que vayan alcanzando el final de su vida regulatoria, según el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal. En este sentido, Domínguez señaló que se tendrá “especial interés” en la renovación de las plantas de cogeneración en aquellas instalaciones que “maximizan la eficiencia y mitigan el impacto ambiental“.

La cogeneración lleva pidiendo desde hace años un marco normativo que facilite implementar una hoja de ruta para el sector con el fin de acometer las inversiones necesarias para la renovación tecnológica de sus instalaciones a través de un plan renove. Domínguez, que subrayó que la cogeneración “ha jugado un papel importante en el camino recorrido hasta ahora en la transición energética” y considera que debe “jugar un papel interesante en este tiempo de cambios rápidos”, indicó que las reformas abordadas por el Gobierno del PP “contuvieron” la inversión en la cogeneración, lo que está materializándose en “una reducción progresiva de las instalaciones en funcionamiento“.

Asimismo, afirmó que afecta a más de 1.000 megavatios (MW) de cogeneración de los 6.500 MW que se instalaron. “Somos conscientes de que hay un envejecimiento de instalaciones que se aproximan al final de su vida útil. Por lo tanto, somos conscientes de que debemos actuar”, añadió Domínguez, que subrayó que la factura de la cogeneración para el sistema eléctrico asciende a unos 1.000 o 1.200 millones de euros anuales, que podrían mantenerse si no se reduce el número de plantas. “El objetivo del Gobierno es mantener las instalaciones”, sentenció.

Por otra parte, el secretario de Estado señaló que las subastas han provocado una reactivación de las renovables, lo que ha llevado a que en el primer semestre de este año las inversiones en el sector hayan ascendido a unos 1.200 millones de euros. Por ello, consideró que estamos “en un momento de recuperación de una situación que nunca debimos perder”, por lo que apostó por el desarrollo de un marco regulatorio “sólido y estable” que regule esta transición energética.

En este sentido, Domínguez recordó que el Gobierno se comprometerá con una hoja de ruta a 2030, dentro del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que remitirá a Bruselas antes de finalizar 2018, para instalar 5.000 MW al año hasta 2030, con el objetivo de alcanzar el objetivo de una generación eléctrica del 70% renovable al final de ese periodo, lo que “nos obliga a la instalación del orden de 50 gigavatios (GW)”, indicó.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*