Hablemos de costes y precios

Publicado en ene 27 2017 - 9:38pm por Energía Diario

La comparecencia del ministro de Energía en el Congreso al hilo de la evolución reciente de los precios de la electricidad en España permite hacer una retrospectiva de lo que ha sido esta crisis de invierno de 2017, generalizada en toda Europa. Iba con la lección aprendida y con una importante preparación técnica y metodológica.

Álvaro Nadal ha realizado una explicación académica de lo que es un mercado, sus reglas y sus consecuencias; los efectos de la escasez en esta coyuntura. Escasez que proviene de unas condiciones climatológicas determinadas y adversas: un país que produce alrededor de un 20% con energía hidráulica y otro 20% con energía eólica, si ve mermado el recurso eólico o hidráulico, tiene escasez. Una escasez derivada también de los flujos internacionales de la energía por la exportación a Francia de electricidad dado que una parte significativa de su parque nuclear está parado. Una evidencia, además, que la energía en el mercado de generación francés es más cara aún que en España y/o que nos eligen frente a otros países suministradores.

Los beneficios de que una actividad esté en régimen de mercado son claros: se consigue que todas las tecnologías compitan, obteniendo precios medios finales eficientes, y los propios agentes determinan la forma de aplicar sus recursos de forma eficiente. Además nuestro mercado ofrece signos muy claros de eficiencia y sus precios resultantes han transmitido las señales que se derivan de las condiciones del mismo, bien la escasez actual o bien la abundancia cuando hay días que se efectúan las casaciones a cero en el pool.

Es la escasez la que hace que unos años el aceite sea más caro que otro, teniendo prácticamente los mismos costes de producción. O que la verdura se haya puesto en precios de pata negra por las heladas. Bienes de primera necesidad y condiciones climatológicas: ¿Les va sonando?  Los resultados de las investigaciones que se han realizado en el pasado y las que defienden los propios agentes del sector reflejan la eficiencia del mercado. Si un mercado no es eficiente, no transmite correctamente las señales de escasez o de abundancia, como sería un mercado intervenido en el que el consumidor artificialmente puede tener precios bajos fijados políticamente, abocándolo a consumir de forma ineficiente por un ejercicio mal entendido de “protección”.

El ministro aprovechó para soltar alguna pulla sobre determinados componentes de los costes de acceso, sobre todo en nuestro pasado de despilfarro en ciertas tecnologías. A la vez, los socialistas no quieren ni oír hablar de los desmanes en la fijación retributiva y gestión de autorizaciones de potencia renovable de la época Zapatero. Eso sí, la oposición está alineada claramente con las posiciones anti mercado: desde Ciudadanos hasta los partidos de izquierda insisten en reclamar una auditoría de costes del sistema eléctrico, otra más, destinada a acabar con el mercado. Cuánto más próximas son las ideas de los grupos parlamentarios a Podemos más partidarios son de la intervención, con Izquierda Unida planteando directamente la nacionalización.

Pedir la auditoría ya es un clásico. Pero que un suministro se sufrague por un sistema de costes reconocidos, significa que en el precio de un café, por ejemplo, se calcule el precio de los gramos de café que se ponen en la carga de la cafetera, el escandallo del coste del agua que se incluye en la taza, la distribución del tiempo horario del camarero que lo prepara, más la repercusión de los costes directos e indirectos del establecimiento dónde se sirve (alquiler del local, luz, limpieza, etc…) y que se fije un tipo de interés que lo retribuya.

Un sistema que hace que por un café se pague lo que cuesta el café al dueño de la cafetería. Pero un sistema que también incentiva que, por ejemplo, el local tenga mucho, mucho mármol, por el simple motivo de que va a reflejarse en los costes. Obviamente, la economía de mercado no funciona así y lo que determina el precio del café, entre otros factores, es la abundancia o no de sitios en los que tomar café en una zona, con los establecimientos compitiendo entre sí, con sus diferentes precios, para captar clientes. Economía de mercado. Europa. Siglo XXI.

Sobre el Autor

2 Comentarios so far. Feel free to join this conversation.

  1. Julio 29 enero, 2017 a las 3:44 pm - Reply

    A tenor de lo leído en prensa, el primero que habla de auditoría de costes es el Ministro, para decir no sólo que ya se ha realizado, instalación por instalación (?), sino que gracias a ella se han ahorrado 5000 millones…además de otros 2.000 de renovables.

    A continuación reconoce que había Windfall Profits y que se les ha puesto coto metiendo 500 millones de impuestos y tasas.

    Cómo casa esa auditoría de costes con una rebaja de 5000 millones en un mercado marginalista, no se explica. Según lo cuentan las notas de prensa, casaría con otra regulación.

    Si había Windfall profits (lo dice el ministro, el de la explicación académica, el que es excelso en cantar temas) y el precio se ha multiplicado por 3, imaginamos que lo recaudado por tasas e impuestos para mitigar esos windfall profits se habrá multiplicado por muchas veces. Y si no, pues el señor ministro acaba de reconocer que se han disparado los Windfall profits sin advertirlo…es lo que tiene cantar temas que alguien escribió sin reflexionar sobre su contenido. La otra posibilidad es que reconocer su existencia fuera un mero gesto populista, que no le deja en mucho mejor lugar.

    O bien las notas de prensa han recogido mal el mensaje, o la ceremonia de la confusión la encabeza el ministro.

    Por cierto que la auditoría de costes ya la pedía hace tiempo el Director de Regulación de Iberdrola http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Iberdrola-Auditorias-Costes_0_542045825.html ¿La hacemos o no la hacemos?

  2. Antonio 29 enero, 2017 a las 4:25 pm - Reply

    Placa Eléctrica Solar
    Hay que acerlo todos
    No poder ayudar

Dejar comentario

*