Italia comienza las pruebas del experimento SPIDER con el reactor nuclear de ITER

Publicado en jun 13 2018 - 12:43pm por Energía Diario

EFE. - Italia acoge un experimento con el que se empezará a estudiar cómo hacer funcionar el reactor nuclear de ITER, una apuesta internacional por la fusión, la energía de las estrellas, para acabar con el combustible fósil en el futuro.

El experimento SPIDER fue inaugurado en la Instalación de Pruebas de Rayos Neutros de Padua, del Consorcio RFX, y consiste en un rayo que ayudará a los técnicos a desarrollar la fuente de iones que calentará el Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER) que se construye en Cadarache, en la Provenza francesa.

ITER será la mayor instalación experimental del mundo dedicada a la fusión nuclear y tiene por objetivo demostrar la viabilidad científica y tecnológica de dicha técnica, con fondos de la Unión Europea, China, Japón, India, Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos.

Para que produzca energía fusionando átomos de hidrógeno debe contar primero con una serie de potentes dispositivos que calienten su plasma, su combustible, hasta los 150 millones de grados centígrados y, para eso, SPIDER es un importante primer paso. El experimento es el más poderoso rayo de iones negativos del mundo y servirá para investigar la producción de iones negativos de hidrógeno y de su isótopo deuterio que en un futuro calentarán el núcleo de ITER hasta hacerlo funcionar.

Inauguró el experimento, junto a otras autoridades, el director general de ITER, Bernard Bigot, quien celebró que aunque “aún hay muchos retos para producir esta energía en la tierra de una forma sostenible y económica”, cada día se está “más cerca”. Uno de “los grandes retos” del proyecto será crear la “increíble” temperatura que se requiere, “diez veces más caliente que el núcleo del sol”, explicó. Y “SPIDER es una bella criatura que ayudará a desarrollar esta nueva tecnología y proporcionar el extraordinario potencial que se necesita, el modo de generar y mantener esta temperatura”, indicó Bigot, que aplaudió este “ejemplo” de colaboración internacional.

La importancia de este proyecto en Italia y de su “hermana mayor” MITICA, recae en que son los primeros prototipos a escala real y son “etapas esenciales para el desarrollo de los inyectores del haz de átomos neutros” finales en la instalación internacional en Francia. MITICA, por su parte, tendrá como tarea “producir un haz de átomos neutros con todas las características requeridas para ITER, incluyendo una aceleración de los iones bajo un millón de voltios y plena potencia durante una hora”.

Otro de los protagonistas, Tullio Bonicelli, responsable de “Fusion for Energy”, avanzó que ITER ayudará a “valorar el potencial de la energía de fusión” como una “opción creíble”, una forma de generar energía de una forma segura, limpia, pues no emite dióxido de carbono, abundante y sin residuos “a largo plazo”.

Pero, de prosperar, también “reduciría la dependencia energética de muchos países” con un gran impacto estratégico en un mundo, el actual, en el que el petróleo y su control suele ser la manzana de la discordia de la política internacional.

La comunidad internacional persigue desde hace décadas este método de obtención de energía para tratar de evitar una posible crisis energética a mitad de este siglo, con la decadencia de las fuentes convencionales y el previsible aumento del consumo mundial.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*