Jorge Fabra expresa su compromiso como consejero del CSN de que la seguridad nuclear no se relaje ante intereses económicos

Publicado en ene 3 2018 - 12:26am por Energía Diario

Europa Press.- El catedrático Jorge Fabra Utray, nombrado a propuesta del PSOE consejero del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), manifestó en el Congreso su preocupación por la posibilidad de que la seguridad nuclear en España se relaje ante intereses económicos y, en este sentido, precisó que estos intereses pueden ir tanto a favor como en contra del cierre de las centrales nucleares.

Fabra Utray, que formó parte de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), ha señalado que uno de sus objetivos es conseguir un regulador “blindado frente a las presiones exteriores”, que “son muchas“. “En la Comisión Nacional de la Energía un estornudo o un guiño movía 100 millones de un sitio a otro”, bromeó para insistir en que “los intereses económicos que se juegan” en este sector son “enormes” y que de ellos “tienen que prescindir los dictámenes del CSN”.

Junto con este objetivo, el consejero se ha marcado también lograr la transparencia en las actividades y decisiones del organismo regulador. “Transparencia toda la del mundo, me parece fundamental”, ha declarado en su intervención para señalar que “con la opacidad se produce un cierto sentimiento de impunidad” que es, en su opinión “la peor de las situaciones para cualquiera que desarrolle una representación pública“. Además de sus aportaciones al Consejo del CSN, los grupos parlamentarios han cuestionado mayoritariamente a Fabra por su opinión sobre el parque nuclear español, así como por la construcción del Almacén Nuclear Temporal Central (ATC) que no se acaba de construir en Villar de Cañas (Cuenca).

Ante estas cuestiones, el consejero se ha mostrado prudente, alegando que, para dar opiniones concretas, tendría que acceder a los informes preparados por los técnicos del regulador, a quienes ha valorado muy positivamente. Aún así, ha reconocido que “el parque nuclear español está envejecido” y que cualquier dictamen técnico del CSN sobre esta materia debe centrarse en la seguridad y no en “consideraciones económicas o políticas” ya que las decisiones finales son competencia del Parlamento o del Gobierno. “No puede haber otro criterio que no sea la propia seguridad“, indicó, para señalar que si esto no fuera así se estaría “desvirtuando la posición del CSN” como protector de la sociedad.

Sobre su postura sobre las centrales nucleares, Fabra ha reconocido que “por motivos estrictamente técnicos” no mantiene “una posición antinuclear de ningún tipo”. De hecho, ha señalado que si se busca en la hemeroteca se podrá encontrar que ha sido pronuclear “durante un tiempo nada despreciable”, una posición que, según ha asegurado, se moderó tras Chernóbil y desapareció tras Fukushima.

En cuanto a la construcción del ATC, el consejero señaló que “sólo puede decir que el país lo necesita”, pero no ha querido hacer valoraciones sobre la polémica existente en cuanto a su localización porque, según ha argumentado, desconoce los informes técnicos sobre este proyecto. “Ahí es donde formaré mi propia opinión“, apuntó, antes de insistir en que un almacén “es necesario porque los almacenes individuales de las centrales están ya a rebosar y es una situación que este país debe resolver”. La comisión de Energía apoyó la candidatura de Fabra al CSN, con el voto a favor de todos los grupos, con excepción del Ciudadanos, que votó en contra.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*