La AIE prevé que la demanda mundial de crudo superará los 106 millones de barriles/diarios en 2040, más que actualmente

Publicado en nov 21 2018 - 7:44pm por Energía Diario

Europa Press.- La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha pronosticado que la demanda mundial de petróleo ascenderá hasta los 106,3 millones de barriles diarios en 2040 teniendo en cuenta el nuevo marco normativo internacional, según se desprende del informe Perspectivas de la energía mundial de 2018.

En concreto, la AIE pronostica 3 escenarios posibles para las próximas 2 décadas: uno en el que se mantengan las políticas actuales a nivel mundial, otro en el que se implementen las políticas de eficiencia energética y reducción de dependencia de combustibles fósiles que ya se han anunciado y un tercero en el que se produzca una transición “acelerada” hacia un modelo de energía limpia. Mientras que en el primer escenario la AIE estima que la demanda petrolera repuntará hasta los 120,5 millones de barriles diarios, en los otros dos escenarios posibles pronostica que la demanda se situará en los 106,3 millones y 69,9 millones de barriles diarios, respectivamente. De la misma forma, la oferta se establece en niveles similares.

Dentro del principal escenario contemplado por la AIE, el de las nuevas políticas, Estados Unidos se asentará como el mayor productor de petróleo a nivel mundial, con un nivel de oferta de 16,2 millones de barriles diarios en 2040. De los países ajenos a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Rusia ocupará el segundo puesto por nivel de bombeo, hasta 9,4 millones de barriles diarios. De su lado, Arabia Saudí se mantendrá como el mayor productor del cártel petrolero, con una producción estimada de 13,3 millones de barriles en 2040. En segundo lugar se situará Irak, con 6,8 millones de barriles por jornada.

La producción de crudo ajena a la OPEP crecerá un 7,3% entre 2017 y 2040, hasta los 57,1 millones de barriles diarios. Mientras tanto, la producción del cártel crecerá un 24,5%, hasta los 46,3 millones de barriles. La AIE ha asegurado que el crecimiento en el consumo del crudo durante las próximas dos décadas se puede atribuir al mayor uso de los petroquímicos, así como al alza en la demanda de combustible en el sector del transporte debido al mayor tráfico aéreo y por carretera.

Los datos difundidos por la AIE en su informe mundial sobre el mercado energético también indican que China pasará a ser el principal consumidor de petróleo a nivel mundial en 2035, superando a Estados Unidos. Washington contabilizó una demanda de oro negro equivalente a 17,9 millones de barriles por jornada en 2017, mientras que Pekín se situó en 12,3 millones de barriles. No obstante, hacia 2035 la AIE estima que ambos países intercambiarán sus posiciones: Estados Unidos registrará un consumo de crudo de 15,6 millones de barriles diarios mientras que el gigante asiático llegará a los 15,7 millones de barriles.

Venezuela, negro futuro hasta 2025

Por otro lado, la AIE ha pronosticado que Venezuela no recuperará el nivel de producción de petróleo que registró en 2017 hasta, por lo menos, 2040.En concreto, el país caribeño cerró el año pasado con una producción media de 2,2 millones de barriles de petróleo diarios. El deterioro de la situación económica interna hará que la media baje hasta los 1,5 millones de barriles diarios en 2025.A partir de entonces comenzará a recuperarse, situándose en los 1,7 millones de barriles diarios en 2030, los 2,1 millones de barriles diarios en 2035 y los 2,5 millones de barriles diarios en 2040, superando así el nivel de producción del 2017.

No obstante, para entonces Venezuela pasará a ocupar el octavo puesto por nivel de bombeo dentro del cártel de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), por detrás de Arabia Saudí (13,3 millones), Irak (6,8 millones), Irán (5,5 millones), Emiratos Árabes Unidos (4,4 millones), Kuwait (3,4 millones), Qatar (2,6 millones) y Nigeria (2,6 millones).A pesar de la recuperación, en 2040 Venezuela se mantendrá por debajo de la producción registrada en el año 2000, cuando bombeaba 3,4 millones de barriles de crudo al día y era el segundo mayor productor de la OPEP, solo por detrás de Arabia Saudí (9,3 millones de barriles) e Irán (3,8 millones de barriles).

Sobre el Autor

Dejar comentario

*