La contaminación ambiental y el diésel están relacionados con diferentes tipos de cánceres y enfermedades, según expertos sanitarios

Publicado en mar 18 2019 - 8:01pm por Energía Diario

Europa Press. - La contaminación atmosférica se relaciona con la aparición de cáncer de garganta, de mama o del aparato digestivo, con diabetes tipo 2, ansiedad, demencia, Parkinson y Alzheimer, según asegura el jefe del departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, el doctor Julio Díaz.

De este manera, lo ha confirmado durante una jornada formativa sobre contaminación ambiental y salud organizada por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), en colaboración con la Asociación de Informadores de la Salud (ANIS) y la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), cuyo objetivo ha sido “dar información científica y contrastada que demuestre el grave problema” que se enfrenta con la contaminación, según el presidente de SEPAR, el doctor Carlos A. Jiménez.

Así, los seis contaminantes más peligrosos para la salud, según los expertos, son el nitrógeno, el ozono, las partículas en suspensión, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el plomo. 

Si hablamos de las partículas en suspensión, “cuanto más grande la partícula, menos daño porque se queda en los bronquios. Las peores son las de 2,5 micras, que pueden penetrar en la sangre”, ha explicado el doctor Díaz, que ha especificado que provienen de los vehículos. En este sentido, hay más en el diésel y son más pequeñas, ha afirmado.

Por otra parte, la coordinadora del Área de Enfermedades Respiratorias Ocupacionales y Medioambientales de SEPAR, la doctora Isabel Urrutia, ha explicado durante la jornada, la importancia del incremento del número de alergias por la contaminación. Así, según la experta “los pólenes tienen ahora más proteínas que son más agresivas, además de que las partículas de diésel transportan el polen”.

En cuanto a las dos patologías respiratorias más prevalentes en la población, el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según Urrutia, la contaminación exacerba los ataques de ambas. En personas que las sufren, los días en los que los índices de contaminación superan los límites establecidos aumentan los ingresos hospitalarios, las consultas médicas y las atenciones en urgencias.

Cabe destacar, por último, en lo referente a la mortalidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en más de 7 millones las muertes anuales debidas a la contaminación. De hecho, el 92% de la población mundial vive en áreas cuya contaminación supera los límites impuestos por la OMS.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*