La demanda de petróleo se ralentizará en los próximos años ante el despliegue de las energías renovables, según la AIE

Publicado en nov 23 2017 - 9:26pm por Energía Diario

Europa Press.- El crecimiento de la demanda mundial de petróleo continuará aumentando hasta el 2040 pero a un ritmo más lento, debido a la transición a gran escala del sistema energético mundial, caracterizada por el rápido despliegue y la disminución de los costes de las tecnologías de energías limpias y una economía más orientada a los servicios.

Así se desprende del último informe sobre perspectivas mundiales energéticas de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), donde también apunta que, aunque las necesidades energéticas primarias globales aumentarán cada vez más lentamente debido a las nuevas políticas en el sector, la demanda se expandirá en torno a un 30% desde la actualidad hasta el 2040. La mayor contribución al crecimiento de la demanda energética, casi el 30% del total, provendrá de India, cuya participación en el uso de energías a nivel mundial se elevará al 11% en 2040, pese a que su participación en relación a la población se situará por debajo del 18%.

Según apunta la AIE, el sudeste asiático es “otro peso pesado” en lo que respecta al crecimiento de la demanda energética, que crecerá al doble del ritmo de China. En general, los países en desarrollo de Asia representan dos tercios del crecimiento de la demanda de energía mundial, mientras que el resto proviene de Oriente Medio, África y América Latina.

No obstante, la forma en el que la sociedad satisface sus necesidades energéticas está cambiando “drásticamente”, con el liderazgo del gas natural, el rápido aumento de las energías renovables y la cada vez mayor conciencia sobre eficiencia energética. De hecho, según la AIE, las renovables atraerán hasta dos tercios de inversión total en el mundo en plantas energéticas hasta 2040.

Las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y las interrupciones de suministros en países como Nigeria e Irak, así como los esfuerzos por acabar con el exceso de oferta global de crudo por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) empujaron al petróleo a más de 60 dólares el barril por primera vez desde 2015, mientras que los inventarios mundiales han caído. En este sentido, se estima que el precio del petróleo aumentará hasta situarse en los 83 dólares por barril a mediados de la década de 2020, mientras que el mercado encontrará un equilibrio a más largo plazo entre los 50 dólares y 70 dólares por barril.

La AIE estima igualmente que habrá alrededor de 50 millones de vehículos eléctricos en las carreteras en 2025 y hasta 300 millones en 2040. Sin embargo, prevé que esto reduzca la demanda de petróleo en 2,5 millones de barriles al día, o aproximadamente el 2% de la demanda mundial actual. En el corto plazo, la AIE prevé que la demanda de petróleo se corrija a la baja, con un descenso de 311.000 barriles al día en el cuarto trimestre de 2017, debido a unas condiciones meteorológicas caracterizadas por temperaturas más altas, aunque para el conjunto del año la producción se situará en 50.000 barriles diarios.

Así, la demanda media de petróleo en 2017 será de 97,7 millones de barriles diarios, 1,5 millones de barriles más que en 2016. Para 2018, la AIE estima que el consumo alcanzará los 98,9 millones de barriles diarios, un incremento interanual de 1,3 millones de barriles. “Los precios más altos de petróleo y las temperaturas de invierno relativamente suaves contribuyeron a una revisión a la baja de nuestra previsión de la demanda”, explicó el organismo.

Según indica el documento, Estados Unidos liderará la producción de petróleo y gas en 2040, gracias a los avances tecnológicos que han permitido que la producción de yacimientos petrolíferos de esquisto prospere en Estados Unidos, con lo que superará unas tasas de crecimiento jamás vistas antes. La AIE prevé que la producción de crudo estadounidense alcance los 17 millones de diarios en 2020, mientras que la de gas natural aumentará hasta los 13 millones de barriles diarios. “El crecimiento en la producción no tiene precedentes, excediendo todos los récords históricos, incluso a Arabia Saudí, o la producción de gas soviético de Siberia“, indicó el director de la AIE, Fatih Birol.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*