La Diputación de Álava pide al Gobierno decidir ya sobre Garoña y el PP quiere que prevalezcan los informes técnicos

Publicado en may 6 2017 - 8:28am por Energía Diario

Europa Press / EFE.- La secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, es partidaria de “depositar y residenciar la base de las decisiones” en torno al futuro de la central nuclear de Garoña (Burgos) “en aquellos informes que emitan los técnicos”. Por su parte, el diputado general de Álava, Ramiro González, ha manifestado su “profunda decepción” tras la decisión de Endesa de rechazar la propuesta de Iberdrola de cerrar Garoña, e instó al Gobierno central a “resolver de una vez por todas esta cuestión”.

Nuclenor, propietaria de la central nuclear de Santa María de Garoña, celebró un consejo de administración y una junta general en las que Iberdrola propuso desistir de la solicitud de renovación de la planta, que supondría el cese definitivo de la instalación, según indicó la sociedad. Sin embargo, los consejeros de Endesa, socios de la eléctrica vasca en la central nuclear, rechazaron la propuesta y defendieron la opción de esperar a conocer la decisión del Gobierno, que tiene de plazo hasta agosto para decantarse sobre la continuidad o no de la central tras el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) favorable a prolongar la vida útil de la planta.

Al respecto, González ha asegurado que mantenía la “esperanza” o el “deseo” de que, finalmente, Iberdrola y Endesa “se pusieran de acuerdo para no optar a la reapertura de la central nuclear”. “Yo creo que era más deseo que otra cosa”, ha dicho. El diputado general señaló que “lo que plantea” ahora Endesa es que “se debe esperar” a que, “finalmente”, el Gobierno central “tome su decisión”. Según explicó, él mismo defiende “desde hace tiempo” que es el Ejecutivo de España el que “tiene que resolver esta cuestión de una vez por todas“. “La verdad es que es una profunda decepción, tengo que reconocerlo”, sentenció.

Tomar decisiones sobre informes técnicos

Amaya Fernández considera que los partidos no han de inmiscuirse en las decisiones empresariales, sobre las que deben ser “absolutamente respetuosos”, en alusión a los propietarios de la central, Iberdrola y Endesa. La dirigente popular piensa que la decisión de la reapertura de la central corresponde a las empresas y ha abogado por que en asuntos de “indudable complejidad” como éste las decisiones se apoyen en informes técnicos. A su juicio, el Gobierno central “apoyará su decisión en lo que determinen” los técnicos que estén elaborando los correspondientes informes. “Supongo que adoptará una postura en función de los informes”, indicó.

Diputación de Burgos descarta subvenciones

Por su parte, el presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, expresó sus dudas respecto a la posible concesión de ayudas a la propietaria de Garoña, Nuclenor, para mejorar las condiciones económicas de la planta nuclear. En este sentido, Rico recordó que hay limitaciones europeas para conceder este tipo de ayudas del Estado, tanto en forma de mejora del tratamiento fiscal como en subvenciones de otro tipo. No obstante, ha reconocido que vería bien alguna medida de este tipo, aunque la rentabilidad económica de las empresas debe basarse en el momento actual y no en subvenciones, que pueden abocar al fracaso tarde o temprano.

Para el presidente de la Diputación de Burgos, el futuro de Garoña “tiene la puerta medio abierta” tras la reunión de de Nuclenor en la que no se tomó una decisión definitiva respecto al futuro de la planta. En este sentido, recordó que el Gobierno ha evitado el “cierre político” de Garoña que había decidido el Gobierno de Rodríguez Zapatero y ha dejado la decisión en el plano empresarial. En todo caso, demandó que esa decisión se adopte “lo antes posible” para dar certidumbre a los trabajadores de la planta y marcar el escenario posterior.

Respecto a la necesidad de un plan de reindustrialización para el entorno de la planta nuclear, Rico considera que sería “bienvenido” para las comarcas afectadas (La Bureba, Merindades y Miranda de Ebro) aunque confía en que no sea un plan alternativo a Garoña sino complementario. Ha recordado que, aunque se decida el cierre de la instalación atómica, “no se trata de dar un clavijazo, sino que conllevará un periodo de actividad importante para el desmantelamiento”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*