La factura de la luz se encarece un 6,35% en julio

Publicado en ago 6 2017 - 10:20am por Energía Diario

Redacción / Agencias.- Un consumidor doméstico medio pagó 67,16 euros en su factura de la luz de julio, por lo que esta factura se incrementó en un 6,35% respecto a los 63,15 euros de julio de 2016, lo que supuso una subida en el recibo eléctrico de 4,01 euros, según los datos obtenidos para la tarifa regulada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) con el simulador de la factura de la luz que ofrece en su web la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Para el cálculo de estos datos se ha utilizado el consumidor medio que suele emplear el Ministerio de Energía: un consumo de electricidad de 3.900 kilovatios hora (kWh) anuales y una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW), que el Ministerio atribuye al consumo de una familia media con dos hijos. De los 67,16 euros abonados en los 31 días de julio del 2017, 15,38 euros se corresponden al término fijo de potencia contratada. Del resto de la factura de mayo, 37,42 euros obedecen al consumo, 2,7 euros al impuesto eléctrico y 11,66 euros al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El recibo eléctrico refleja así el incremento que experimentó el mercado mayorista (pool) este mes, con unos precios que han elevado la tarifa regulada de electricidad, con 12 millones de consumidores. Para el resto de consumidores de electricidad, 13 millones que están en el mercado libre, esta evolución del mercado mayorista no tiene un reflejo tan directo en sus recibos, ya que tienen contratos con un precio fijado para un periodo, habitualmente, de un año.

Precios menores respecto a junio

Sin embargo, la factura de la luz de julio bajo levemente un 0,91% respecto al mes anterior, junio, mes marcado por la ola de calor, dado que el coste diario de la electricidad fue de 2,17 euros en julio respecto a los 2,19 euros de junio. En esta comparación se utilizan los costes diarios para evitar el efecto de la diferente duración diaria de los distintos meses. Así, el recibo eléctrico vuelve a caer ligeramente después de tres meses consecutivos de subidas tras los descensos que registró en febrero y en marzo, que dejaban atrás el episodio alcista de enero y del final de 2016.

Con esta subida interanual en julio, el recibo de la luz cerró los primeros siete meses del año con una subida del 16,15% con respecto al mismo periodo de 2016. La subida de precios en julio ha contribuido a que el recibo de los siete primeros meses del año se haya situado en 479,43 euros, 66,67 euros más frente a los 412,76 euros en el mismo periodo del año anterior, aún teniendo en cuenta que 2016 fue año bisiesto. En los primeros siete meses, la factura media de electricidad se desglosa a razón de 105,18 euros por el término fijo, de 271,77 euros por el consumo, de 19,27 euros por el impuesto de electricidad y 83,21 euros por el IVA.

El arranque del ejercicio 2017 se caracterizó por el fuerte alza de precios provocado por la ola de frío, la menor eolicidad e hidraulicidad, el encarecimiento del carbón y del gas, y la indisponibilidad de centrales nucleares en Francia, frente al arranque de 2016, en el que se produjeron fuertes caídas respecto al año anterior. Desde enero, mes en el que la factura superó los 80 euros y el precio de la electricidad alcanzó picos superiores a los 91 euros el megavatio hora (MWh) en el mercado mayorista, el descenso en el recibo de la luz ha sido del 17,7%.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*