La industria española destaca en la Expo Fotovoltaica de Shanghái

Publicado en abr 30 2015 - 9:43pm por admin

Comenzando por Wynnertech, el director de la compañía, Juan Fraga, explicó que la firma hispano-china presentó en la Exhibición Internacional de Generación de Energía Fotovoltaica de Shanghái (SNECPV Power Expo 2015, que celebra este año su novena edición) sus inversores de potencia Zenit, que multiplican por ocho la eficiencia habitual de un parque. Los inversores fotovoltaicos son convertidores eléctricos diseñados para transformar corriente continua, procedente de generadores con placas solares, en corriente alterna y adecuada para sumarse a una red eléctrica, a la que suelen estar conectados para su consumo.

Lo que queríamos era rebajar los costes, no sólo de los equipos, sino de la propia instalación, y para eso había que subir la potencia de las instalaciones solares mucho más“, lo que, aparte de su equipo de ingenieros españoles, nadie más ha conseguido hacer así en el mundo, explicó Fraga. “Hasta ahora todo el mundo estaba en el mercado con inversores de 500 kilovatios o hasta de un megavatio… pero nosotros nos hemos ido directamente hasta los cuatro megavatios con un solo equipo”, indicó.

Los inversores Zenit, ya certificados en China, tienen una potencia nominal de 1,6 o de 3,2 megavatios (según su tamaño, de dos o de cuatro módulos de potencia), aunque los más grandes pueden llegar a los cuatro megavatios. De hecho, cada módulo de potencia puede alcanzar una producción activa máxima de hasta 1,5 megavatios, por lo que los inversores más grandes, de cuatro de estas unidades, podrían alcanzar, teóricamente, potencias de hasta 6 megavatios, aunque por el momento no se necesita semejante capacidad con el tamaño de los parques actuales.

Wynnertech también aplica esta tecnología a los aerogeneradores de los parques eólicos pero en su “puesta de largo mundial”, en una feria solar, fueron premiados por los organizadores como una de las 10 innovaciones más llamativas de la cita, que cuenta con cerca de 1.500 expositores este año. Entre las características de estos inversores Zenit destacan también otras innovaciones, como un sistema de refrigeración hidráulico, mediante el flujo de un líquido refrigerante similar al de los coches, lo que no se había utilizado hasta ahora en este tipo de máquinas, que suelen enfriarse mediante ventiladores.

Además tienen un sistema de control informático mucho más avanzado de lo que es común por ahora en el mercado, que automatiza la supervisión y revisión de cada componente del parque, facilita el control de lo producido al milisegundo, y aumenta la estabilidad de la potencia de la corriente alterna inyectada a la red. Gracias a la experiencia de su equipo en el sector, “en dos años desarrollamos desde cero un producto totalmente nuevo”. Todo “con tecnología española, desarrollado y hecho en China”, un país donde, según aseguró, “tal vez todo es muy difícil, pero en China todo es posible”.

Mondragón Assembly, también en China

Otra compañía española presente en Shanghái es la firma de maquinaria no estandarizada (hecha a medida, pues fabrica máquinas productoras de paneles solares) Mondragón Assembly, que forma parte del grupo Mondragón y tiene una planta en China desde 2013, y que vende en ese mercado, sobre todo, para tener “una presencia global”, según el director general de su planta de Kunshan, Mikel Gantxegi. Esta feria es tal vez “la más importante del mundo con diferencia” para el sector, según añadió por su parte el director de ventas internacionales de la compañía, Igor Herrarte, y la firma “no podía faltar allí”.

La empresa española ya tenía presencia en el gigante asiático desde 2011, con una oficina de ventas y servicio técnico, y desde febrero de 2013, tiene una planta en Kunshan con una veintena de trabajadores, a las órdenes de Gantxegi, donde fabrica las máquinas para crear paneles solares, o toda la línea de producción completa para ello. “Podemos hacer desde líneas para fabricar paneles equivalentes a una capacidad de generación solar instalada de 15 kilovatios al año hasta de unos 100 kilovatios, dependiendo de las necesidades del cliente, con más o menos máquinas o líneas de producción”, explicó el directivo.

La planta de Kunshan, que se suma a las que tiene Mondragón Assembly en Alemania, México, Francia y Brasil, así como a una oficina de ventas adicional en la India, combina diseño español y componentes y fabricación de China. Sin embargo, explicó Gantxegi, “no venimos aquí a producir, sino por cercanía al cliente y para adecuarnos a las necesidades del cliente”, dado que, de hecho, “vender en China o generalmente Asia desde España es muy difícil“, y más pensando que China hace ya maquinaria de cierta calidad, y es imbatible en su mercado en calidad-precio.

Mondragón, sin embargo, compite ofreciendo “presencia global, líneas de producción de instalaciones fotovoltaicas enteras, mejor servicio, y más fiabilidad de la máquina a largo plazo”, y vendiendo desde Kunshan no sólo a China, sino también al sudeste asiático, Corea del Sur y Japón, sin cerrarse incluso a otras regiones. “Es cierto que el mercado chino es enorme, tiene un gran potencial y además está creciendo, pero creo que es más importante la presencia global, decir al cliente que estás en todo el mundo”, concluyó Gantxegi.

“Estar en China también te abre posibilidades, porque el cliente que te compra en América, si está contento contigo, dirá a su planta de China: estos son de fiar, tienen buenas máquinas… lo que también nos abre puertas a proyectos globales” con diseño en un tercer país, y producción y parque en China. En todo caso, “nuestros clientes aquí, en su mayoría multinacionales que también son clientes en otros países, saben que somos una empresa europea, por lo que se nos están abriendo puertas” gracias a estar presentes en China.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*