La petrolera estatal brasileña Petrobras cierra una de sus tres plantas de biodiesel

Publicado en oct 12 2016 - 11:20am por Energía Diario

EFE.- Petrobras Biocombustibles, subsidiaria de la petrolera brasileña Petrobras, anunció que cerrará una de las tres plantas de producción de biodiesel que opera en el país por considerarla inviable a corto plazo sin nuevas inversiones. La decisión, según explicaron, forma parte del proceso de salida de Petrobras del sector de producción de biocombustibles, que considera no estratégico dentro de su Plan de Negocios para el quinquenio 2017-2021 ante la necesidad de ajustar su tamaño a la realidad actual del sector y resolver el grave problema de su deuda.

El proceso de cierre de las actividades de la Central de Biodiesel de Quixadá, municipio en el estado de Ceará (nordeste de Brasil), será iniciado el 1 de noviembre próximo y ya fue comunicado a los empleados, sindicatos, clientes y abastecedores, según indicó Petrobras. “Considerando que, de acuerdo con las proyecciones, no hay una solución para la planta a corto plazo si no se hacen nuevas inversiones, el consejo de administración de la empresa optó por dejar de producir biodiesel en Ceará y, de esa forma, concentrar los recursos en proyectos con mayor rentabilidad“, explicó.

De acuerdo con la compañía, el proceso de cierre puede prolongarse por seis meses y no afectará a los empleados directos, que serán transferidos a las otras plantas de Petrobras. La empresa agregó que sus otras dos plantas de biodiesel, Montes Claro y Candeias, seguirán operando normalmente mientras la dirección estudia alternativas para cumplir su objetivo de salir del sector.

Además de salir de sectores no estratégicos, el nuevo plan de negocios de Petrobras reduce un 25% las inversiones de la empresa, ahora concentradas en la producción de petróleo, y prevé la venta de 19.500 millones de dólares en activos, así como reducción de costes y de plantilla. El nuevo plan de venta de activos supera al previsto para 2015 y 2016, que prevé desinversiones por hasta 15.100 millones de dólares, y supone para la empresa deshacerse no sólo de sus negocios de biocombustibles sino también de distribución de gas licuado (GLP), fertilizantes y petroquímica.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*