La Sociedad Nuclear Española (SNE) considera que el Plan Nacional de Energía y Clima del Gobierno constituye un “marco equivocado”

Publicado en mar 27 2019 - 11:08am por Energía Diario

Europa Press.- La Sociedad Nuclear Española (SNE) considera que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) presentado por el Gobierno es “el marco equivocado” porque asegura que la energía nuclear es “un aliado imprescindible” para luchar contra el cambio climático. En este sentido, el presidente saliente de la SNE, José Antonio Gago, no entiende la decisión del Ejecutivo, cuyo plan contempla el cierre final del parque nuclear antes de 2035.

“Es el vehículo para poner de manifiesto que la decisión no puede ser climática, sino que es política e ideológica”, ha criticado Gago. Además, Gago ha insistido en que “no es climático” cerrar la primera fuente de energía del país, que en 2018 generó el 20,39% de la electricidad con el 7,09% de potencia instalada, que no emite CO2 y supone una energía de base que proporciona seguridad de suministro.

En este contexto, ha asegurado que la SNE desconoce con detalle el plan del Gobierno y como prevé establecer el cierre de las nucleares más allá de lo que se expone en el borrador del PNIEC que contempla pasar de los 7 gigavatios actuales de generación a 3 gigavatios en 2030, lo que supondrá cerrar 4 de los 7 reactores en los próximos 10 años. Respecto a cuáles serán los primeros en dejar de producir electricidad, Gago manifestó que esa decisión corresponderá al Ministerio para la Transición Ecológica y a los titulares de las centrales. “Nosotros no lo sabemos”, apostilló.

En todo caso, ha precisado que el Plan del Gobierno es aún un borrador que está en fase de información pública y ha asegurado que desde el sector se harán comentarios y alegaciones, igual que desde Bruselas, antes de la aprobación del plan definitivo el 31 de diciembre próximo. Por tanto, confía en que el planteamiento aún pueda cambiar porque “los planes son planes” y habrá que ver cómo evoluciona el despliegue de las renovables, el cumplimiento de objetivos, al tiempo que el contexto electoral actual conllevará un cambio de ciclo que “siempre genera incertidumbre“.

Así, confía en que un posible cambio de Gobierno reconsidere el PNIEC porque el actual “no es el adecuado” y haga diferentes modificaciones de aquí a final de año. Sin embargo, si el plan definitivo es “exactamente igual” entonces reclama “algún punto intermedio” para el cierre y ve “sensato” que hasta 2025 no se contemple el cierre de “ningún reactor”.

Con todo ha sacado pecho del funcionamiento “casi sin incidencias” del parque nuclear español, que está “entre los mejores indicadores de la industria nuclear del mundo”, sin emitir CO2. Del total del 60% de energía libre de emisiones que se generó en España en 2018, ha recordado que el 35% de esta fue de origen nuclear, por lo que ha insistido en que “no entiende” la postura del Ejecutivo de poner fin a la primera fuente de electricidad si quiere luchar contra el cambio climático.

De ejecutarse el cierre en las fechas previstas por el Gobierno, admite que el sector nuclear español tendrá que “reformular su estrategia” porque aunque ya tiene una parte importante del negocio en el exterior, “evidentemente sufrirá” una pérdida de negocio y soporte. La decisión de España, según Gago, va en contra de la regulación estadounidense que ha autorizado la operación a largo plazo, hasta los 60 años de su parque atómico, e incluso hay 4 reactores que podrían operar hasta los 80 años y otros países de Asia y Europa que están construyendo nuevos reactores.

El único aspecto “positivo” que ha observado Gago es que el Ejecutivo del PSOE “hasta ahora” hablaba de cerrar las centrales al cumplir los 40 años de operación mientras que ahora plantea cerrar en 2030 y 2035, lo que situará al parque nuclear por encima de los 40 años. “Una cosa son los deseos y otra las realidades”, ha incidido.

En materia de residuos, ha manifestado que el sector tampoco comprende que una de las primeras acciones del Ministerio para la Transición Ecológica fuera paralizar el dictamen técnico del almacén temporal centralizado (ATC). Sin embargo, restó toda importancia a la gestión del combustible porque asegura que no tiene complejidad técnica alguna y recuerda que las centrales nucleares llevan 51 años operando y gestionando sus residuos en España con “total seguridad”. Con todo, reclama al Ejecutivo que tanto la decisión del ATC como un nuevo Plan Nacional de Residuos Nucleares “vean la luz” este año ya que retrasarlo más sería una decisión “política” y no técnica.

“Transformará la economía” para Ribera

Por su parte, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, cree que el Marco de Energía y Clima facilitará transformar la economía española de modo que el país “ganará en prosperidad, seguridad energética, desarrollo tecnológico y justicia social“. Ribera subrayó que España tiene que posicionarse “cuanto antes” en un proceso de transformación que “ya está en marcha en todo el mundo para aprovechar al máximo sus oportunidades y facilitar la modernización de nuestra economía”.

Por ello, ha adelantado que, en materia de adaptación, la Ley de Cambio Climático, el PNIEC y la Estrategia de Transición Justa, incluyen novedades para analizar el impacto notable que tendrá el cambio climático en las infraestructuras o las inversiones para poder tener capacidad de análisis y adaptar las decisiones necesarias tanto a nivel privado como de las políticas públicas.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*