La UE observa con preocupación la nueva reforma energética española

Publicado en jul 12 2012 - 7:21pm por admin

La reforma incluirá un nuevo “esquema de fiscalidad energética” que afectará a todos los sectores, tanto los tradicionales como los renovables, tal y como anunció en el Congreso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El objetivo de los cambios es atajar el déficit de la tarifa eléctrica, que ya supera los 24.000 millones de euros, una cuestión que Bruselas instó al Ejecutivo español a abordar en sus recomendaciones económicas del pasado 30 de mayo.

Sin embargo, la Comisión Europea criticó entonces las subidas de los precios de la electricidad, ya que consideró que minan la competitividad de la economía española. También entonces censuró las medidas retroactivas aplicadas al sector de las renovables.

“Suspender el apoyo a las renovables desanima las inversiones en el sector y hará difícil conseguir que España cumpla con sus objetivos climáticos y energéticos europeos para 2020″, señaló la Comisión Europea en las recomendaciones.

La reforma energética que ultima el Gobierno creó malestar en los despachos europeos debido precisamente a la falta de seguridad jurídica que supone la aprobación de normas con efectos retroactivos.

Bruselas siempre se mostró contraria a este tipo de medidas, ya que consideró que desincentivan las inversiones, por lo que fuentes consultadas consideraron que pueden ser dañinas para el sector a medio y largo plazo.

La Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (ANPIER) pidió a principios de mes apoyo a la Comisión Europea contra la tasa sobre la generación de energía tanto tradicional, como renovable, que previsiblemente incluirá la reforma del sector eléctrico.

Representantes del sector se reunieron con el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, en Estrasburgo (Francia) para pedir que intercediera ante el Ejecutivo español para parar esta medida o para que se excluya a las renovables de su aplicación.

Además, dos fondos de inversión europeos, el RREEF -el fondo de infraestructuras de Deutsche Bank- y el francés Antin Infrastructure Partners, advirtieron la semana pasada de que la reforma energética puede causar una fuga de inversiones y tener un impacto muy negativo sobre las renovables, en una carta enviada a la Comisión Europea.

Sin embargo, la Comisión Europea, institución que garantiza el cumplimiento de la normativa comunitaria, tiene poco margen de maniobra en este caso, dado que las competencias en Energía están en manos de los gobiernos nacionales, como reconocieron las fuentes consultadas.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*