Las agencias humanitarias consideran reemplazar el combustible por la energía solar para abastecer a las explotaciones agrícolas

Publicado en nov 4 2018 - 9:10pm por Energía Diario

Europa Press.- Las agencias humanitarias están considerando reemplazar el combustible por la energía solar, ya que consideran que es barato y difícil de robar, además de ser una fuente de energía ideal en muchas zonas de guerra y de desastre. Si bien la tecnología no ha avanzado lo suficiente como para hacer viable un cambio completo, algunos proyectos solares ya están en marcha en el campo y los trabajadores esperan que muchos más los sigan.

“El suministro es demasiado fácil de cortar. Hay muchas malas prácticas para ganar dinero con combustible “, ha señalado Andy Bastable, jefe de proyectos de agua y saneamiento de Oxfam. El combustible se puede usar como un arma, puede ser robado por milicianos, vendido en el mercado negro, o debe ser trasladado a grandes distancias para llegar a los campamentos fuera de la red de suministro, lo que aumenta los precios para el sector humanitario. Sin embargo, el sol brilla en las zonas donde trabajan.

En el 90% de los casos, estamos actuando en lugares donde hay un suministro solar abundante”, ha manifestado Per-Erik Eriksson, un ingeniero de la organización sin fines de lucro Médicos Sin Fronteras (MSF). “Para evitar desafíos logísticos y, con el tiempo, ahorrar costes, la energía solar sería una muy buena solución en la mayoría de nuestros proyectos“, ha aseverado. Las renovables, como la energía solar, son clave para reducir las emisiones que afectan al clima y para mantener el aumento de la temperatura de la Tierra a 1,5 grados centígrados.

Según un informe del Panel Intergubernamental de la ONU sobre el Cambio Climático, la energía renovable tendría que suministrar entre el 70% y el 85% de la electricidad para 2050 para mantener la temperatura, en comparación con el 25% actual. Para el ingeniero Talal Kanaan, el despliegue de aproximadamente 500 paneles solares en 2017 para alimentar a los hospitales en Siria fue la manera lógica de mantener en funcionamiento el sistema sanitario del país. “El papel de la energía solar era aumentar la resistencia del sistema sanitario”, afirmó Kanaan, fundador de Syria Solar, parte de la coalición de médicos UOSSM.

La red eléctrica de Siria ha sufrido un gran golpe después de 7 años de guerra, dejando a los hospitales dependientes de generadores de diésel y a merced de la escasez de combustible. “Los precios y la disponibilidad de combustible son volátiles. Ese es el problema: la fuente proviene de una zona que está en conflicto o al otro lado de la línea de fuego”, recalca Kanaan. Según Kanaan, el sistema solar puede alimentar completamente una unidad de cuidados intensivos, salas de operaciones y departamentos de emergencia durante hasta 24 horas sin diésel, que supone entre el 20% y el 30% del precio energético del hospital. Además ahorraría alrededor de 7.000 litros de diésel mensuales.

Eriksson, de MSF, ha afirmado que hay una gran necesidad de utilizar la energía solar en emergencias, especialmente en zonas rurales que no están conectadas a la red. Eriksson, que ha trabajado en zonas remotas del Congo en proyectos de energía renovable, ha asegurado que entregar combustible era a menudo la parte más costosa. Muchos grupos humanitarios admiten que un cambio completo a una energía más limpia podría llevar años.

Las agencias humanitarias aún dependen en gran medida de los generadores de diésel, según Alain Oppliger, asesor de desarrollo sostenible del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). “Las fuentes de energía renovable, como los paneles solares, requieren tiempo para instalarse. Cuando se necesita energía inmediatamente en una emergencia, los generadores que funcionan con combustible siguen siendo la mejor opción“, ha recalcado Oppliger. Muchos locales de la comunidad ya saben cómo usar los generadores tradicionales que funcionan con combustible, pero la implementación de la energía solar necesitaría un conocimiento especializado.

Sin embargo, uno de los mayores obstáculos es almacenar el exceso de energía renovable en baterías lo suficientemente grandes, según varias agencias humanitarias. “La tecnología no se ha desarrollado mucho, es la última frontera”, afirma Bastable de Oxfam. “Si pueden llegar a algún tipo de innovación sobre cómo almacenar mejor la energía, las energías renovables se volverán mucho más atractivas”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*