Llardén (Enagás) cree que la descarbonización es “imparable” y que el gas jugará “un papel importante” en la transición energética

Publicado en oct 2 2017 - 9:52pm por Energía Diario

Europa Press.- El presidente de Enagás, Antonio Llardén, asegura que el proceso de descarbonización de las economías en el mundo “es imparable” y ha afirmado que el gas natural tendrá “un papel importante” en la transición energética, que “va a ser global e imparable“, como demuestra el hecho de que, a pesar de la retirada de Estados Unidos de los acuerdos alcanzados en la Cumbre climática de París (COP21), el resto de países del mundo hayan dado una respuesta “clara” de compromiso.

No obstante, el presidente de Enagás subrayó que este proceso de descarbonización debe ser “lento y medido”, ya que “actualmente” no es factible un todo renovable, porque es una fuente de generación “intermitente por naturaleza”. “El carbón va a tener que seguir existiendo por un motivo de sentido común, no será un cambio súbito sino un tránsito ordenado”, apuntó, añadiendo que en Europa se incurrió en muchos errores por querer ir más rápido. Así, Llardén consideró que una progresiva sustitución del carbón por renovables y gas natural puede ser el “mix ideal” para reducir las emisiones de CO2 y que económicamente sea rentable. “Creo que ese es el camino”, destacó.

Mientras, el presidente de Red Eléctrica de España (REE), José Folgado, afirmó que el problema será ver “cómo se compagina la introducción de renovables con la seguridad de suministro”. Para Folgado, el petróleo y el gas natural, predominantes como fuentes de generación energética, seguirán jugando un papel importante, ya que en esa transición energética será necesario un equilibrio entre las renovables y las energías tradicionales, “en la medida en que sean menos contaminantes”. Asimismo, apuntó la importancia del desarrollo de las interconexiones para que haya un mercado “más integrado“, ya que su aumento permitiría que España mejorara sus precios eléctricos frente a otros países europeos.

Por otra parte, tanto Llardén como Folgado señalaron la importancia de que en el sector energético se garantice por los Gobiernos una estabilidad regulatoria y una retribución razonable que respalde el esfuerzo inversor. “Ha pasado ya a la historia la necesidad de que quien invirtiera fuera el Estado, pero la contrapartida es que las señales que se den sean claras, legibles y que no cambien cada ciertos años”, recalcó Llardén.

Mientras, el presidente de Bridas Corporation, Alejandro Bulgheroni, consideró necesario ese impulso a la entrada de las renovables en todo el mundo como solución al cambio climático, pero coincidió en que para su desarrollo tienen el problema de la “intermitencia” y la necesidad de bajar los costes, considerando que en al menos 5 años no se pondrán tener menores costes para el almacenamiento de energía.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*