Los microondas emiten al año en la Unión Europea la misma cantidad de CO2 que casi 7 millones de automóviles

Publicado en ene 31 2018 - 6:44am por Energía Diario

Europa Press.- El uso de microondas solo en la Unión Europea emite tanto dióxido de carbono como casi 7 millones de automóviles, según un nuevo estudio de la Universidad de Manchester, en Reino Unido. Científicos de este centro universitario han realizado un estudio exhaustivo sobre los impactos ambientales de los microondas, considerando su ciclo de vida completo.

El estudio encontró que los microondas emiten 7,7 millones de toneladas de dióxido de carbono por año en la Unión Europea, lo que es igual a las emisiones anuales de 6,8 millones de automóviles. Los microondas en toda la Unión Europea consumen una estimación de 9,4 teravatios por hora (TWh) de electricidad cada año, lo que equivale a la electricidad anual generada por 3 grandes plantas de energía de gas.

Según los autores de este trabajo, deben realizarse esfuerzos para reducir el consumo y mejorar la conciencia y el comportamiento de los consumidores para usar los electrodomésticos de manera más eficiente. Los microondas representan el mayor porcentaje de ventas de todo tipo de hornos en la Unión Europea, con cifras que llegarán a casi 135 millones en 2020. A pesar de esto, sus impactos sobre el medioambiente no se conocían.

El estudio utilizó la evaluación del ciclo de vida (LCA, por sus siglas en inglés) para estimar los impactos de los microondas, teniendo en cuenta su fabricación, uso y gestión del desecho al final de la vida útil. En total, el equipo investigó 12 factores ambientales diferentes, incluido el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y la toxicidad ecológica. Descubrieron, por ejemplo, que los microondas utilizados en toda la Unión Europea emiten 7,7 millones de toneladas de dióxido de carbono por año, el equivalente a la emisión anual de 6,8 millones de automóviles.

La investigación muestra que los principales “puntos calientes” ambientales son los materiales utilizados para fabricar las microondas, el proceso de fabricación y la gestión de residuos al final de la vida útil. Por ejemplo, el proceso de fabricación por sí solo contribuye con más del 20% al agotamiento de los recursos naturales y al cambio climático. Sin embargo, es el consumo de electricidad por los microondas el que tiene el mayor impacto en el medioambiente, considerando su ciclo de vida, desde la producción de combustibles hasta la generación de electricidad.

Ajustar el tiempo de cocción

El estudio detectó que, en promedio, un horno de microondas individual utiliza 573 kilovatios hora (kWh) de electricidad durante su vida útil de 8 años, lo que equivale a la electricidad consumida por una bombilla LED de 7 vatios, que se deja encendida continuamente durante casi 9 años. Esto a pesar del hecho de que los microondas pasan más del 90% de su vida inactivos, en el modo de espera. El estudio sugiere que los esfuerzos para reducir el consumo deben centrarse en mejorar la conciencia y el comportamiento de los consumidores para usar los electrodomésticos de manera más eficiente. Por ejemplo, el consumo de electricidad por microondas se puede reducir ajustando el tiempo de cocción al tipo de comida.

El desperdicio es otro problema importante. Debido a su bajo costo relativo y facilidad de fabricación, los consumidores están tirando más equipos eléctricos y electrónicos (EE) que nunca, incluyendo los microondas. En 2005, en toda la Unión Europea, se generaron 184.000 toneladas de desechos a partir de microondas desechados. Para 2025, se estima que aumentará a 195.000 toneladas, o 16 millones de unidades individuales que se enviarán para su eliminación.

El doctor Alejandro Gallego-Schmid, de la Facultad de Ingeniería Química y Ciencias Analíticas, explica que “los rápidos avances tecnológicos y la caída de los precios están impulsando la compra de aparatos eléctricos y electrónicos en Europa”. “Los consumidores tienden a comprar electrodomésticos nuevos antes de que los existentes lleguen al final de su vida útil, ya que los productos electrónicos se han convertido en artículos de moda y de estatus. Como resultado, los equipos eléctricos desechados, como las microondas, son uno de los flujos de desechos de más rápido crecimiento en todo el mundo”, indicó.

Otro factor importante que contribuye al desperdicio es la reducción de la vida útil de los microondas: ahora, es casi 7 años más corto de lo que era hace casi 20 años. La investigación muestra que el ciclo de vida de un microondas ha disminuido de 10 a 15 años a finales de los 90 a entre 6 y 8 años en la actualidad. “Dado que los microondas representan el mayor porcentaje de ventas de todo tipo de hornos en la Unión Europea, es cada vez más importante comenzar a abordar su impacto sobre el uso de los recursos y los residuos al final de la vida útil”, plantea Gallego-Schmid.

Sobre el Autor

1 Comentario so far. Feel free to join this conversation.

  1. pepe 1 febrero, 2018 a las 8:46 am - Reply

    Esto es demagogia barata, los microhondas no solo no emiten CO2 sino que lo evitan, ya que lo que se calienta en ellos se tendría que calentar en cocinas de gas (que sí emiten CO2), o en vitrocerámicas que son menos ineficientes y necesitan más energía.

    Quien emite CO2 son las plantas térmicas de carbón o de gas que producen la electricidad, y que son las que habría que cerrar y sustituir por renovables.

    Así que seamos serios, parece mentira que una pagina como esta, ponga una entrada tan sesgada y partidista.

Dejar comentario

*