Los técnicos críticos del CSN piden aumentar los debates públicos y la transparencia para una mayor confianza en el regulador

Publicado en mar 6 2017 - 9:18am por Energía Diario

Europa Press.- La presidenta de la Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad y Protección Radiológica (ASTECSN), Nieves Sánchez Guitián, pidió en el Congreso más debates públicos y más transparencia en el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para “avanzar hacia un regulador que funcione y que genere confianza”. “No se trata de repartir cuotas entre partidos. Se trata de cambiar completamente el esquema de trabajo, contaminado de clientelismo, y fortalecerlo desterrando la politización, y apoyando realmente los méritos y capacidades”, señaló Sánchez Guitián.

Sánchez Guitián criticó el nombramiento de consejeros del CSN como Javier Dies (PP), del que destacó que fue “impuesto” por el Gobierno “sin haber recibido el respaldo del Parlamento”. A su juicio, hay que “aplicar correctamente la ley evitando interpretaciones perversas que permitan que un consejero sea nombrado sin contar con el apoyo de la mayoría cualificada requerida”. Además, reclama un pleno con autocrítica y en permanente revisión interna. Para la presidenta de ASTECSN, el hecho de que en 2013 se celebrasen 42 reuniones del pleno y en 2016 esta cifra haya disminuido a 29 no parece indicar que se vaya en la dirección correcta.

En este sentido, ha denunciado un “ambiente interno de represalias y donde se promueve un concepto erróneo de lealtad” en el CSN, lo que, a su juicio, lleva a tener “técnicos sin motivación que no buscan mejorar sus prácticas de trabajo, sus debates y su formación”. También en este aspecto, Sánchez Guitián denuncia falta de transparencia, una situación que, según ha apuntado, genera una “cultura del miedo” hacia los técnicos y especialistas, con el fin de promover una “desregulación encubierta” que facilite la reapertura de Garoña o el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares.

El CSN avaló la reapertura de la central de Garoña, ubicada en Burgos pero muy próxima a Euskadi, si sus propietarios (Endesa e Iberdrola) realizaban algunas mejoras en la seguridad de las instalaciones. Tras el respaldo del CSN, la decisión definitiva de permitir o no la reapertura de la planta corresponde al Gobierno central. Sánchez Guitián advirtió de que “nunca las evaluaciones técnicas deben plantearse como excusa de decisiones políticas”. Por ese motivo, afirmó que “nunca se debería emitir un informe favorable para una autorización de explotación cuando se incluyen condiciones imprescindibles para poner en marcha el reactor”. El permiso para la reapertura “solo debería darse si ya se han realizado las modificaciones exigibles“, señaló.

La asociación también critica que el pleno del CSN, constituido por tres consejeros designados a instancias del PP y dos propuestos por el PSOE, “no entra en materia técnica” a la hora de adoptar sus decisiones, y que a los inspectores residentes “se les ha impedido hablar directamente con los técnicos especialistas”. Además, censura que el pleno del CSN “no establece líneas estratégicas y no marca hojas de ruta en cuestiones relevantes”; y que “no debate siempre sobre los criterios a aplicar”, ni “resuelve discrepancias”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*