Montero asegura que la subida del diésel no tiene afán recaudatorio” sino que busca preservar el medio ambiente”

Publicado en nov 2 2018 - 7:52pm por Energía Diario

Europa Press.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido que la equiparación del impuesto del diésel con el de la gasolina que prepara el Gobierno no tiene un “afán recaudatorio“, sino “preservar el medio ambiente” y “cuidar la salud de los ciudadanos”.

Así lo señaló durante su intervención en el Pleno del Senado en respuesta a una pregunta de la senadora del PP, Esther Basilia del Brío, sobre si el Gobierno mantiene que el impuesto al diésel no afectará a las clases medias y trabajadoras, en donde ha asegurado que la propuesta intenta que aquellos que más tienen aporten “algo más” para contribuir a las arcas públicas con el fin de “consolidar” el Estado de bienestar, mientras que se bajará la fiscalidad a los que facturen menos.

La senadora popular ha criticado que el sistema fiscal “ataca directamente” al empleo, al ahorro y a la inversión, por lo que cree que los más humildes “pueden pasarlo muy mal”. También advertía que el 30% del tributo “lo van a sufragar agricultores, usuarios de calefacción diésel, conductores y autónomos” y en cambio “el coche lo van a disfrutar otros”.

De esta forma, ha acusado al Gobierno de convertirse en la “antítesis de Robin Hood” ya que “roba a los pobres para dárselo a los ricos”, y ha indicado sobre la fiscalidad que “lo único verde es la gestión y planificación de recursos públicos, que es pura y llanamente recaudatorio”. “Nos van a meter en la misma trampa que con las energías renovables, que por llegar los primeros pagamos más que nadie y condujo al déficit tarifario”, auguró la senadora.

Del Brío criticó que el Gobierno prevé recaudar más por esta subida impositiva que por el alza de impuestos a las rentas altas. En concreto, la subida del diésel elevará la recaudación por este impuesto en 670 millones de euros, por encima de lo que prevé ingresar por la subida de impuestos a las rentas más altas (323 millones por el alza del IRPF y 339 millones por la subida de Patrimonio). Por su parte, la ministra aseguró ver una “falta de respeto” las palabras vertidas por la senadora, que a su juicio intentan “desacreditar” la fiscalidad verde, y esgrimió que las subidas impositivas en materia medioambiental tratan de ser “disuasorias” de comportamientos agresivos medioambientales.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*