Montero matiza que el gasóleo no se equiparará a la gasolina mientras que la Eurocámara limita la exposición al diésel

Publicado en dic 27 2018 - 12:10pm por Energía Diario

Europa Press.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado que la subida del diésel verá la luz en el momento en el que se aprueben los Presupuestos, algo que estará pendiente de desarrollo legislativo, o bien en la Ley de Cambio Climático, que cree que se retrasará más que la propia tramitación de los Presupuestos.

De nuevo ha vuelto a aclarar que los transportistas y quienes tengan en sus costes empresariales cifras importantes del diesel no se verán afectados por el incremento de este carburante. Según Montero, hay algo “radicalmente distinto” entre los cambios en la normativa fiscal que quería aprobar el Gobierno francés y el de España, ya que en el país galo se buscaba una subida global de todos los carburantes, mientras que en España se planteará de forma progresiva la equiparación del diésel a la gasolina. De esta forma, en la primera modificación que verá la luz ni siquiera se producirá la equiparación total, por lo que Montero ve una propuesta “bastante razonable” para que la fiscalidad medioambiental contribuya a la sostenibilidad.

Exposición al gas del diésel

El pleno de la Eurocámara ha aprobado las nuevas normas europeas que limitarán la exposición al gas del diésel en la Unión Europea con el objetivo de mejorar la protección de los trabajadores y evitar la muerte por cáncer de 100.000 personas en los próximos 50 años. Los negociadores del Parlamento Europeo lograron incluir en el acuerdo con los Veintiocho, que todavía deberán dar su aprobación, para limitar los valores de exposición a gases de los motores diésel y proteger así a unos 3,6 millones de trabajadores potencialmente en riesgo.

En concreto, se ha pactado un límite de 0,05 mg/m3 para las emisiones de los motores diésel durante 8 horas, limitación que estará en vigor en la mayoría de los sectores dos años después de que finalice el periodo de trasposición de la directiva, en 2023 en principio, con la excepción de minas y túneles, donde se deberán cumplir los límites cinco años después, en 2026 teóricamente, según el grupo de los Verdes, que reclaman la inclusión de los gases de motores diésel en la normativa desde la primera revisión de la directiva sobre sustancias cancerígenas y mutágenos en 2016.

Otros 7 cancerígenos se prohíben

Gracias a las nuevas normas, también se limitará la exposición a los compuestos de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), los aceites minerales utilizados en la combustión de motores, el tricloroetileno (TCE), la 4,4′-Metilenodianilina, el epiclorohidrino (C), el dibromuro de etileno y el dicloro de etileno. Las normas fijan límites de exposición a las sustancias en suspensión en el aire donde se trabaja como en la piel. El cáncer es el responsable del 52% de las muertes laborales en la Unión Europea, según datos del Ejecutivo comunitario.

El responsable de la negociación de las normas en la Eurocámara, el eurodiputado popular belga, Claude Rolin, ha considerado un éxito fijar un valor límite para las emisiones de motores diésel, a las que están expuestas “millones de trabajadores” pero ha alertado de la necesidad de mantener la vigilancia “constante” sobre las sustancias dañinas en el lugar del trabajo. “Es inaceptable que los trabajadores pierdan su vida mientras trabajan”, sentenció.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*