Putin vaticina que se prorrogará el acuerdo de Rusia con la OPEP para reducir la producción de crudo

Publicado en oct 6 2017 - 9:11pm por Energía Diario

EFE.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, vaticinó un nuevo acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para prolongar el acuerdo de reducción de la producción de petróleo, que expira el próximo abril. “Es posible. Pero vamos a analizar la situación a finales de marzo. Todo lo que hemos hecho con la OPEP ha ido en beneficio de la economía mundial“, argumentó Putin durante la Semana Rusa de la Energía.

Putin, protagonista principal del foro internacional que cuenta con la presencia de numerosos ministros de Energía y Petróleo, adelantó que, en caso de consenso entre la OPEP y el resto de exportadores, el acuerdo se prolongaría, “como mínimo, hasta finales de 2018“. Llamó a ser “cautos” ya que el principal logro del acuerdo ha sido “estabilizar el mercado”, pero cualquier declaración puede romper ese frágil equilibrio ahora que el precio ha ascendido por encima de los 50 dólares el barril.

Ese llamamiento a la prudencia fue respaldado por el ministro de Petróleo iraní, Bijan Zangeneh, que subrayó que aún es prematuro para saber si será posible extender el acuerdo y aseguró que habrá que esperar hasta noviembre. El acuerdo fue suscrito en diciembre de 2016 por los 14 países de la OPEP y 10 países que no pertenecen al grupo, liderados por Rusia. El objetivo es reducir su producción conjunta en 1,8 millones de barriles diarios para estabilizar los precios. El cartel petrolero debe reducir sus extracciones en 1,2 millones barriles diarios en relación a noviembre de 2016, y los demás firmantes deben asumir un recorte global de 558.000 b/d, de los que más de la mitad corresponden a Rusia.

Putin destacó que “todos está interesados” en el éxito del acuerdo, desde productores a consumidores, ya que nadie quiere un nuevo alza de los precios debido a la escasez de oferta, y que “prácticamente” todo los países firmantes cumplen lo acordado. En cambio, el acuerdo no es cumplido en su debida forma por todos los países, entre ellos Irak, Kazajistán, Emiratos Árabes Unidos y Malasia, entre otros, según la Agencia Internacional de Energía (AIE). “Rusia se comprometió a reducir la extracción en 300.000 barriles diarios. Así lo hicimos. Estamos cumpliendo totalmente con nuestras obligaciones”, señaló.

Al respecto, advirtió de que el embargo turco e iraní a las exportaciones de petróleo del Kurdistán iraquí podría provocar en cualquier momento un indeseable aumento de los precios. Putin destacó que el acuerdo, además de estabilizar el mercado, ha permitido el retorno de las inversiones al sector y allana el camino a nuevos proyectos de cooperación tecnológica. Aludió al caso de Libia, que en su momento no apoyó el acuerdo, pero que ha reaccionado positivamente a sus resultados y se está replanteando sumarse a la reducción de la extracción.

De hecho, el ministro de Petróleo venezolano, Eulogio del Pino, aseguró que el cartel mantiene negociaciones con varios países, como Egipto, Turkmenistán y algunos de África, para que se sumen al esfuerzo global para estabilizar precios. “Estamos en permanente diálogo”, indicó Putin, al tiempo que descartó que Rusia vaya a entrar a formar parte del cartel, al considerar que no es necesario para coordinar posturas con el resto de exportadores.

Putin acusó a algunos países de Occidente de “competencia desleal” por recurrir a sanciones para promover sus intereses y perjudicar a sus competidores, como las restricciones impuestas al consorcio gasístico Gazprom. Putin vaticinó que el consumo de energía aumentará un 30% en los próximos 20 años y que las energías renovables serán la primera fuente de energía dentro de “no antes de 30 años”, mientras el carbón seguirá ocupando el primer lugar, seguido del petróleo.

También admitió que el gas, al contrario que el petróleo, sigue siendo un mercado regional y no mundial, y destacó el estancamiento en la demanda de gas licuado y el incremento brusco del consumo de gas natural. También se congratuló de las previsiones que apuntan a que la ruta ártica aumentará su importancia en el mercado mundial como alternativa al Canal de Suez para el transporte de hidrocarburos gracias a la flota de rompehielos atómicos y al calentamiento global terrestre.

Putin adelantó que la reducción de la producción petrolera también la abordaría personalmente con el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, en su primera visita a este país. Ambos países firmarán el acuerdo para crear un fondo de inversiones común dotado de 1.000 millones de dólares “para la realización de proyectos energéticos“, según anunció el ministro de Energía de Rusia, Alexandr Nóvak. También está prevista la firma de un acuerdo entre el gigante petroquímico ruso SIBUR y la petrolera estatal Saudí Aramco para un proyecto conjunto en el ámbito petroquímico en el país árabe.

El acuerdo de reducción de la producción también fue tratado en el Kremlin por Putin y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que abogó por crear un nuevo mecanismo “para la formación de precios que rompa con la especulación de los mercados de futuro”. “Venezuela parte de la necesidad de construir una nueva fórmula” a partir del acuerdo alcanzado en noviembre de 2016 por los países de la OPEP y no OPEP para reducir la producción mundial de crudo, indicó.

El presidente venezolano afirmó que “ese acuerdo fue un primer paso que se dio en medio de una contingencia y de la caída más abrupta y extensa de los precios en la historia del petróleo”. Un acuerdo que calificó de “histórico” y que, según Maduro, ha permitido “una recuperación aún muy moderada”. El acuerdo conllevó la creación de un comité de monitoreo integrado por 24 países OPEP y no OPEP, entre ellos Venezuela y Rusia.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*