Ribera apostará por derogar los cargos al autoconsumo y cerrar las centrales nucleares y las térmicas porque “no tienen futuro”

Publicado en jun 11 2018 - 12:36pm por Energía Diario

Europa Press / EFE.- La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, adelantó su intención de derogar el conocido como impuesto al sol y fomentar las energías renovables y, al mismo tiempo, empezar a dar pasos para dejar de prolongar energías como la nuclear y el carbón porque considera que “no tienen futuro” y que “ya no tienen sentido“.

La nueva ministra ha cuestionado si no es “más sensato” diversificar la economía de las zonas donde se ubican centrales nucleares en vez de “alargar el riesgo” y pensar en “lo que está por venir”, para lo que considera que se deben ir preparando “salidas alternativas” para que la gente confíe en su capacidad de tener un “futuro viable”. A ese respecto, Ribera asegura que el recibo de la luz sin energías convencionales “no tiene por qué” ser más caro, sino que debe reorganizarse, algo que está en discusión en prácticamente todos los países europeos.

En ese sentido, ha destacado que ahora la mayor parte de la soluciones renovables tienen ya costes operativos comparables con la mayoría de los sistemas convencionales de generación aunque plantean “otros desafíos” que son la forma de dar salida a otras energías fósiles que “ya no tienen sentido pero que han supuesto una inversión previa en décadas anteriores“. En definitiva, Ribera admite que este es un “periodo convulso en el que hay muchas cosas que abordar” y que “no es tan sencillo” pero, en su opinión, en vez de poner “puertas al campo” es preciso “abordar con franqueza y responsabilidad, y con una visión de conjunto” y ponerse de acuerdo en cómo hacer esta transición.

La ministra ha indicado que “no hay ninguna duda” de que el Gobierno apostará por una mayor capacidad renovable y adelantó que entre sus prioridades está quitar el conocido como impuesto al sol. Precisamente, destacó que ha sido una de las “cosas más llamativas” en los comentarios de analistas internacionales, así como las dificultades y barreras que no son técnicas sino regulatorias y fiscales para el despliegue de las soluciones “más viables” para una buena parte de los consumos y para pequeños consumidores, que podrían estar gestionando soluciones de proximidad.

“Son soluciones que se están generalizando y facilitando en la mayor parte de los países en los que la disponibilidad solar es infinitamente menor que la española”, comentó. Además, ha manifestado que no tiene sentido decir que España carece de recursos energéticos y añadió que lo que hay que hacer es dar encaje a los que son fundamentalmente los que tiene España, “el sol, en menor medida el viento y algo de geotermia”, e ir facilitando el proceso de transición.

Ribera también le augura “poco futuro” al carbón y ha mostrado su “preocupación” por el futuro de la población que vive en comarcas cuyo “monocultivo económico” y prosperidad depende del carbón. A su juicio, España debía llevar 10 años invirtiendo en la diversificación industrial y económica, y en alternativas que sean atractivas para la población local en vez de “desperdiciar dinero en mantener situaciones que tienen poco futuro“. “Desde el punto de vista para el impacto del planeta, la salud y el cambio climático, es difícil pensar que el carbón pueda tener futuro“, ha sentenciado.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*