Ribera da 2025 como fecha “orientativa” para el fin del carbón y se muestra contraria a prorrogar las centrales nucleares

Publicado en jun 18 2018 - 3:28pm por Energía Diario

Europa Press / EFE.- La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha puesto en 2025 la fecha “orientativa” para el fin del carbón en España, para lo que ve necesario impulsar “alternativas” para las comarcas afectadas y ha mantenido su voluntad, también expresada en el programa electoral del PSOE, de cerrar las centrales nucleares cuando cumplan 40 años.

Ribera ha señalado que es una “cuestión prioritaria” tener un compromiso para generar alternativas “reales” y voluntad de diálogo con las comarcas mineras y con centrales térmicas y nucleares que ven con “legítima” preocupación el fin en el medio plazo de su actividad. Así, ha puesto como fecha orientativa al fin del carbón el año 2025, aunque precisó que no hay una “decisión cerrada”, y en 40 años de vida útil el cierre de las centrales nucleares. Para Ribera, en este escenario de caída de peso paulatino del carbón en el mix, es preciso un compromiso “muy serio” sobre las alternativas que requieren un régimen de flexibilidad para acomodar a las personas en el territorio.

“No puede dejar a nadie atrás en el camino”, indicó Ribera, que considera necesario ver cómo se activa el empleo y se ofrecen alternativas en las comarcas que dependen de las centrales térmicas. Ribera ha destacado que “no es ningún secreto para nadie” que, como consecuencia de la normativa comunitaria y de la decisiones ya tomadas por el Gobierno anterior, la actividad de las centrales térmicas que se alimentan de carbón “es algo que irá decayendo“. “Se necesita mostrar que una sociedad moderna, una sociedad solidaria entiende la preocupación concentrada en esos espacios y ofrece alternativas para esos espacios”, ha recalcado y lamentó que hasta ahora ese compromiso por buscar alternativas “no ha estado presente”.

En cuanto a las nucleares, ha llamado a preguntarse qué significaría una extensión del funcionamiento de las centrales “desde los puntos de vista de los costes del cierre”, un aspecto en el que considera que hay “distorsión” ya que, matiza, “nada apunta a que va a ser más barato cerrar más tarde que más pronto” frente a los “otro tipo de riesgos” que supone alargar su actividad que requeriría otra inversión adicional que deberá ser analizada. También ha instado a plantearse “cuál es la capacidad técnica de sustitución de ese parque” y cómo percibe la población el mantenimiento o el cierre de esas centrales. Asimismo, reiteró que figura en el programa electoral de PSOE su cierre a los 40 años.

Primas renovables y moratoria nuclear

En este contexto energético, la nueva ministra se ha comprometido a hacer “un esquema” que permita “entender” el recibo de la luz, lo que se paga o no en el recibo de la luz, lo que se está dispuesto a pagar y los riesgos e hipotecas que se está dispuesto a asumir y, en base a esto, decidir en qué momento se quiere impulsar un proceso de cambio “sumamente eficiente” que, si es renovable, augura que tendrá un coste más reducido y precios más estables en el medio y largo plazo pero con una inversión mayor. “El gran desafío será entender el negocio“, ha manifestado.

Respecto al “bolsillo” del consumidor, el recibo, según la ministra, depende de las reglas del sistema de fijación de precios de la factura, en la que ha restado importancia a las primas de las renovables y subrayó, por ejemplo, el pago por capacidad, la moratoria nuclear (que no se paga desde 2015) o el pago por la gestión de los residuos nucleares o el pago por kilovatios de origen hidroeléctrico. “Hay que repasar un poco de qué estamos hablando”, asumió.

Por otro lado, confía en que se pueda desacoplar “rápidamente” el crecimiento económico del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero para lo que cree necesario cambiar el modelo de crecimiento tradicional, que “no es viable”, por lo que insiste en que el Gobierno debe emitir “señales económicas adecuadas de valor y desvalor para los inversores” y ser muy eficientes en los consumos energéticos. “Mi objetivo en el tiempo útil que disponemos en esta legislatura es poder orientar esas señales para que todos los operadores económicos, institucionales y la sociedad vayan asumiendo modelos de decisión mucho más coherentes y ese desacoplamiento se haga evidente, obvio de aquí a muy poco tiempo. Hoy esta señal está muy mitigada”, apuntó.

Teresa Ribera ha indicado que sus prioridades “en lo que queda” de legislatura serán la aprobación de la Ley de Cambio climático y la estrategia de transición energética, que empezará a elaborar “ya” tras encontrarse con un borrador del Gobierno anterior “interesante” pero con “carencias importantes” y “poco claro” en la forma de involucrar a todos los sectores sociales. La ministra apostará el resto de legislatura por un modelo de energía y clima que permita generar “consensos” sobre las prioridades que “todos” los cambios requieren para acometer la transición a una economía baja en carbono.

La ministra ha reivindicado que el cambio de nomenclatura ministerial ha sido recibido “fantásticamente” porque representa una “mirada al futuro” en el que energía, clima y medio ambiente han dejado de ser cosas contradictorias. De hecho, ha dicho que el futuro se está abordando “casi” a escala global y que el proceso ya está “en marcha” en Europa de modo que los trabajos de la Comisión de Energía y Clima de la Unión Europea están “muy avanzados” y suponen, en su opinión, una señal de modernización de la industria, de la energía y de la sociedad. Finalmente, ha expuesto que en Europa el debate está en ofrecer señales claras que orienten sobre la forma de avanzar en la transición energética.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*