Ribera y el economista Nicholas Stern piden “acelerar” las medidas contra el cambio climático porque estamos en “una carrera contrarreloj”

Publicado en abr 8 2019 - 4:05pm por Energía Diario

Europa Press.- La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el economista Nicholas Stern, presidente del Instituto de Investigación Grantham sobre Cambio Climático y Medio Ambiente, advirtieron de que hay que “acelerar” las actuaciones para hacer frente al cambio climático, porque estamos en “una carrera contrarreloj”.

En su intervención, la ministra ha señalado que “no es suficiente” lo que se ha realizado hasta ahora y hay que “activar los mecanismos” para “avanzar” en la “eficacia” del Acuerdo de París sobre el cambio climático suscrito en 2015, que presenta un plan de actuación para limitar el calentamiento del planeta por debajo de 2 grados. Además, se ha referido a la “ambiciosa, transformadora y eficiente” propuesta del Gobierno central en su Marco estratégico de energía y clima, que “requiere del esfuerzo de todos”.

También ha hecho alusión al “impacto” que la revolución digital ha tenido más allá del sector. “Está transformando la humanidad”, ha subrayado, para añadir que “la siguiente revolución es la ecológica”, que tiene que permitir “reconciliar nuestras expectativas de patrón de bienestar con los límites de la naturaleza”. Además, ha advertido de que “esa transformación no puede hacerse trampa a la hora de hacer las cuentas”, porque “lo que conservemos será el patrimonio en el que podremos seguir construyendo el tiempo que queda por venir“.

Por su parte, Stern considera que “hemos entendido lo que hay que hacer” para enfrentarnos al cambio climático, pero “tenemos que acelerar mucho”. En este contexto, ha urgido un “cambio radical” de la manera de innovar y “tomar decisiones ya, porque las inversiones para dentro de 20 años se están decidiendo ahora“. Además, ha lamentado que “no estamos siendo consistentes” con ese objetivo de limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados, como contempla el Acuerdo de París, “sabiendo lo que nos jugamos”.

Por otro lado, Stern ha abogado por “descarbonizar todos los nichos de la economía, lo que implica encontrar sumideros de carbono”. A su juicio, hay una “buena base” para ello, pero necesitamos “capital humano, físico, natural y social y unirlos”, así como “políticas diferentes” y “gestionar mejor nuestros mercados de capital”, así como crear “redes de electricidad, de transporte, que no funcionarán sin la Administración”, aunque ello no significa que “todo tenga que ser público“.

También ha abogado por “compartir rápidamente la información” sobre cómo afectan ambientalmente nuestras acciones y ha recordado que en Reino Unido anualmente mueren “más de 30.000 personas por contaminación atmosférica, más del 20% de las que lo hacen por accidentes de tráfico, y no hay un clamor público al respecto“. Stern también ha reflexionado sobre el hecho de que hay que ser “productivamente flexibles” y “proteger los ingresos de la gente pobre y a los países pobres y utilizar el mercado del carbono para ello”.

Europa debe unirse a Asia

Por otra parte ha destacado que “las grandes instituciones financieras deberían decir donde están canalizando sus fondos desde el punto de vista del riesgo climático, en tecnologías antiguas y peligrosas o en nuevas tecnologías”. “Todos deberíamos ser capaces de saber eso no solo desde el punto de vista jurídico, sino político, para ir más rápido“, añadió. Finalmente, se mostró convencido de que “desde las finanzas y las políticas públicas se puede hacer mucho” frente al cambio climático pero “es el momento de que Europa se alce con una voz y se sume a China e India en una voz mundial”.

Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, también ha insistido en que hay que “correr” y “usar todas las tecnologías en nuestra mano” para afrontar el cambio climático, una tarea en la cual las energías limpias “pueden ser un aliado”. Para ello ha apuntado que se requiere “de un marco claro que aporte estabilidad” al sector energético.

Tras subrayar la “apuesta” de Iberdrola por las renovables, Galán ha instado a “aprender de los logros y errores”, como los “bloqueos” a su implantación por parte de los legisladores, para “avanzar en la transición energética“, algo que va a requerir también la movilización de “cuantiosísimas inversiones en los próximos años para acometer este cambio a un modelo plenamente descarbonizado”.

En este sentido, ha opinado que también se necesitan “ejercicios de previsión, no improvisación”, porque las empresas energéticas deben tomar “decisiones a 60 años”, que requieren de “políticas que aporten claridad y certidumbre”, con marcos normativos “conforme a objetivos ambiciosos a corto, medio y largo plazo”, que sean “fruto de un consenso”, estén basados en “principios de mercado” y sean acordes con las normativas europeas.

Sánchez Galán ha puesto en valor el “modelo basado en contratos bilaterales de compra venta de energías renovables” y ha aplaudido que, en estos momentos, España “está emitiendo una señal clara para ir a un modelo energético más sostenible y competitivo”, a través del Plan Nacional de energía y Clima, que contempla “una participación del 70% de las renovables para 2030″, entre otras medidas. “Empezamos a tener una foto bastante clara de qué hay que hacer en España para tener un suministro energético seguro”, se felicitó, para añadir que “cuando hay claridad y predicibilidad se estimula la inversión” y así Iberdrola contempla “una inversión en España de más de 8.000 millones de euros para 2030″.

Sánchez Galán se ha referido a las “grandes ventajas” que conllevará la transición energética, “ambientales y en otros ámbitos”, ya que, a su juicio, por ejemplo, “evitará graves problemas de salud, reforzará la seguridad de suministro, la balanza de pagos con enormes ahorros“, además de “dinamizar el crecimiento y la competitividad” y crear empleo “en sectores de futuro”. “El cambio de modelo es técnica y económicamente viable pero hay que aunar esfuerzos con todos los agentes para seguir avanzando”, afirmó.

También ha advertido de que en ese camino hay que “evaluar los resultados reales”, evitando el greenwashing, de manera que “las memorias se publiquen con datos reales de lo que hace cada sociedad en esta dirección”. Finalmente destacó que Iberdrola ha suscrito un acuerdo con el Ente Vasco de la Energía (EVE) para el desarrollo conjunto de proyectos renovables, tanto eólicos como fotovoltaicos, en el País Vasco y “hacer cientos de megavatios” limpios en la comunidad autónoma vasca, algo que ha calificado de “oportunidad única”.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*