Untitled Document
Energía Diario
« Mercados y regulación / Organismos

La AIE recomienda a España subir los impuestos que gravan los carburantes

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) recomienda a España que suba los impuestos que gravan las gasolinas y el gasóleo de uso automovilístico por entender que son inferiores a los de la media internacional y porque unos precios bajos no incitan a reducir su consumo.

EFE    MADRID  28 · 09 · 2009

Así se recoge en un informe sobre la política energética de España de la AIE presentado por el director del organismo, Nobuo Tanaka, en el que, además, se alaba la apuesta española por las energías renovables y el gas, se cuestiona el cierre de centrales nucleares planteado por el Gobierno y se elogia la liberalización eléctrica, aunque con críticas al bono social.

Respecto a las primas a las renovables, considera "normal" que se ayude a tecnologías que están "empezando" y criticó que se subvencione a otras como el petróleo o el carbón.

Antes de la presentación del informe, a la que asistió el secretario de Estado, Pedro Marín, Tanaka entregó el documento al ministro de Industria, Miguel Sebastián.

Tanaka explicó que el gran reto energético de todos los países es reducir las emisiones de CO2, lo que pasa por rebajar "radicalmente" el consumo de combustibles fósiles y por el ahorro energético, y al mismo tiempo, garantizar la seguridad del suministro.

En el caso de España, apuntó, la generación de electricidad y el transporte son los grandes emisores de CO2.

En este contexto, Tanaka recomendó al Ejecutivo español que aumente los impuestos que gravan los combustibles de automoción porque éstos son menores que los del resto de países de su entorno, y porque los precios bajos suelen hacer que aumente la demanda.

En su opinión, si el Gobierno quiere superar la presión de los grupos sociales que se opondrían a un aumento del impuesto de hidrocarburos, la subida impositiva debería hacerse de tal forma que tenga "neutralidad recaudatoria".

Por otra parte, el director de la AIE señaló que para la transición a una energía baja en emisiones de carbono es importante que se hagan "grandes inversiones", para las que, a su vez, es "crucial" que exista un marco regulador estable.

Respecto a la energía nuclear, Tanaka consideró difícil compaginar la desaparición progresiva de las centrales con el cumplimiento de los objetivos sobre lucha contra el cambio climático y garantía del suministro, aunque subrayó que la apuesta por este tipo de energía debe ser decidida por cada país.

"La energía nuclear no es la única solución, pero es una parte necesaria para responder a los restos del cambio climático y de la seguridad energética", aseveró Tanaka, que añadió que los vaivenes políticos desorientan a los inversores y expresó su confianza en que se establezca una "política clara" en todo el mundo para poder usar plenamente esta fuente de energía.

En cuanto a las tarifas eléctricas, la AIE aplaude la decisión del Gobierno de poner fin al déficit de tarifa generado en los últimos años y de ajustar los precios a los costes reales.

No obstante, critica la creación del "bono social", que ha congelado la tarifa a cinco millones de usuarios hasta 2012, por entender que los precios bajos "distorsionan el mercado y no ayudan a ahorrar energía".

En su informe, la AIE asegura estar "impresionada" por el desarrollo energético de España desde 2005 y considera ejemplar su apuesta por las energías renovables, en especial la eólica.

MEDIOS DIGITALES DE COMUNICACIÓN ESPECIALIZADA S.L. - Todos los derechos reservados