Untitled Document
Energía Diario
« Internacional

Irán deniega el envío de medio millón de barriles de crudo a Grecia

Irán denegó la entrega de una carga de medio millón de barriles de petróleo para Grecia, con lo que incrementó sus medidas de represalia por las sanciones impuestas por la Unión Europea a Teherán para que suspenda su programa nuclear y los problemas económicos de Atenas, informó la agencia local Fars.

EFE    MADRID  27 · 02 · 2012

"Un petrolero que había venido para llevar 500.000 barriles de crudo a una refinería en Grecia, ha tenido que volver vació después de que Irán se negara a entregar la carga", señaló Fars, con lo que las refinerías griegas, tras las de Francia y el Reino Unido, serían las terceras europeas afectadas por las medidas iraníes.

El petrolero tenía como destino la refinería "Helenikas", según la fuente iraní, y Grecia, el país que sufre la crisis económica más grave dentro de la Unión Europea, sería también el más afectado de ese bloque por la suspensión de los envíos de crudo iraníes.

Las importaciones de crudo iraní de Grecia suponen cerca del 14% de su consumo y, en la actual situación griega, pueden desestabilizar aún más sus maltrechas finanzas y también provocar una subida mayor del precio del petróleo en los mercados internacionales.

Para Irán, la exportación de petróleo a Grecia supone alrededor del 1% de sus ventas y a la Unión Europea un 18% de los 3,6 millones de barriles de crudo que comercializa al día en los mercados mundiales.

El pasado 19 de febrero, el Ministerio iraní de Petróleo anunció la suspensión de las ventas de crudo a las compañías de Francia y Reino Unido, al considerar a esos países los promotores de las últimas sanciones financieras y petroleras de la Unión Europea a Irán para que suspenda su programa nuclear.

Dos días más tarde, el ministro de Petróleo, Rostan Qasemi, advirtió a los países de la Unión Europea de que Irán les cortaría en un plazo muy breve el suministro de crudo si no firmaban contratos a largo plazo y con pago garantizado, en respuesta a la prohibición de la Unión Europea de comprar petróleo iraní, que deberá entrar en vigor el 1 de julio próximo.

El 15 de febrero, el Ministerio iraní de Exteriores convocó a los embajadores de España, Italia, Francia, Grecia, Holanda y Portugal para comunicarles las nuevas condiciones de la venta de crudo, en unas reuniones que los medios locales interpretaron como advertencia de un eventual corte de suministro.

De estos países, los más afectados serían Italia, España y, sobre todo, Grecia, que adquieren entre un 13% y un 14% del petróleo que consumen de Irán.

Tanto la ONU como EEUU y la Unión Europea impusieron sanciones a Irán para que suspenda su programa nuclear, que sospechan que tiene una vertiente militar, pero Teherán ha señalado que no abandonará su programa, que asegura que es exclusivamente civil y pacífico.

MEDIOS DIGITALES DE COMUNICACIÓN ESPECIALIZADA S.L. - Todos los derechos reservados