Untitled Document
Energía Diario
« Opinión - Análisis / Entrevistas

Miguel Afán de Rivera, secretario general de ASAJA Sevilla: "Los precios de los cereales se han disparado por la fuerte demanda asiática y una cosecha insuficiente"

El sector de los biocarburantes está pasando por el escrutinio público en un momento en que los precios de los alimentos están sufriendo importantes incrementos. Desde el sector agrario se asegura que los motivos que justifican el aumento del precio del cereal no tiene que ver con los cultivos destinados a los biocarburantes, cuya implantación es, por el momento, mínima.

JASON E. HARRIS    MADRID  11 · 09 · 2007

PREGUNTA.- ¿Qué producción de cultivos para biocarburantes hay en España y qué producción se prevé a corto plazo?

RESPUESTA.- La producción de cultivos para biocarburantes y biocombustibles en España no está implantada, por el momento, de forma importante, aunque sí lo ha hecho en otros países con cultivos con colza, como Francia. Pero en España, hasta el año pasado, en que sí vimos un cierto despegue, los cultivos destinados a la producción de biocarburantes -tanto de girasol como de trigo- han sido prácticamente inapreciables. Se espera que, a medida que la legislación se vaya desarrollando, esta producción se incremente, y que la industria encargada de comprar los productos agrícolas pueda hacerlo a unos precios competitivos. El problema que tienen ahora compañías como Abengoa o EbroPuleva es que, a la hora de vender, se ven obligadas a exportar, ya que hasta ahora, las petroleras españolas no han tenido obligación de comprar una cuota o porcentaje determinado de estos productos.

Por el momento, el uso de los biocarburantes está empezando a implementarse, pero todavía es mínimo. Estamos en una fase inicial. La reciente aprobación en el Congreso de la normativa que establecía unos índices obligatorios de utilización de estos productos realmente es muy importante, aunque el año 2008 todavía sea meramente indicativo. No son cifras importantes, pero significa que las petroleras estarán obligadas a comprar un porcentaje de biocombustible, y ésa es la única forma de que se empiece a vender este producto. No se trata de un capricho, ni una manía medioambiental, ni una nueva salida para la agricultura, sino que sencillamente, la era del petróleo, lo queramos o no -teniendo en cuenta el crecimiento de la población, la demanda que se está produciendo en los países emergentes- no da de sí. Si además tenemos en cuenta el problema del cambio climático, podemos entender que no queda más remedio que buscar una alternativa. Esto no significa que se vaya a sustituir por el petróleo en su totalidad, pero sí que vamos a tener un cierto respiro si somos capaces de cubrir el 25% de las necesidades para el transporte con combustibles de origen vegetal. Ése sería un avance espectacular.

Por otro lado, las características del transporte, que es uno de los elementos más contaminantes de la actualidad, hacen que sea difícil implantar otros productos como el butano o el hidrógeno, y el biocombustible es por el momento la mejor opción.

En España existen casi 9.000 hectáreas de cultivos de cereales y girasol, y otras 3.000 de barbecho retirado, obligatorio o no, aparte de la masa boscosa, que aporta también contenido leñoso y que eso también constituye biocombustible.

Ante ese panorama, es difícil cuantificar cuánto se dedica a uno u otro cultivo. Pero sí se puede decir que en España tenemos un potencial importante, constituido por una superficie útil de 24.000 ó 25.000 hectáreas de las cuales casi 12.000 son cultivadas. Eso significa que, sin dejar de alimentar a la población, ser autosuficientes, podríamos llegar a producir un 20% de los biocombustibles que utilizamos.

PREGUNTA.- Respecto a los objetivos establecidos por la nueva ley, parece usted optimista sobre la capacidad de cubrir esos objetivos.

RESPUESTA.- No hay ningún problema, porque tenemos superficie suficiente. Y aunque no fuéramos capaces de satisfacer esa demanda con producción nacional, existen países como Brasil que, sin necesidad de destruir selva, dispone de miles de hectáreas. Allí funcionan fundamentalmente con caña de azúcar, pero también están investigando nuevos cultivos que puedan ofrecer un mayor rendimiento. Como por ejemplo, usar aceite de palma para la elaboración de biodiésel. Pero todo está sujeto a los mercados y a los precios.

Desde luego, los cultivos energéticos no van a sustituir al 100% al petróleo, pero la consecución de un 20 ó un 25% sería un éxito tremendo. Y entre la producción española y europea -debemos tener en cuenta que en Europa existen países muy productivos, como Francia, Hungría, Polonia, o incluso Rumanía. Eso indica que somos, al mismo tiempo, capaces de alimentarnos y satisfacer un cierto grado de demanda de biocombustibles.

Somos conscientes de que no somos capaces de producir suficiente para satisfacer toda la demanda futura, pero también es cierto que exportamos mucho.

PREGUNTA.- ¿Cómo resultan las relaciones entre los agricultores y la industria de biocombustibles?

RESPUESTA.- Nos relacionamos básicamente a través de la mesa de biocarburantes que se constituyó en el Ministerio de Agricultura, porque hasta hace muy poco tiempo las relaciones eran totalmente “libres” entre el agricultor y la industria. No existía ningún modelo de contrato, y los agricultores teníamos una posición muy marcada de inferioridad, por estar muy atomizados y por el hecho de que se trata de una industria potente.

Éste ha sido el año en que se ha desarrollado mucho y hemos negociado en esta mesa, constituida en la dirección general de desarrollo rural del ministerio de Agricultura, y donde participamos los agricultores y la asociación de productores de carburantes, en la que está todo el sector. Hemos logrado un modelo de contrato para el biodiésel. No hemos podido realizar este año el modelo de bioetanol, porque es un modelo muy monopolizado por dos o tres empresas exclusivamente, que no tienen interés en llegar en estas circunstancias. Aunque han modificado su postura recientemente.

Los precios de los cereales se han disparado. Nos encontramos en unas circunstancias mundiales muy específicas, marcadas por una fuerte demanda asiática y la carencia de un stock suficiente, porque las cosechas de países como Rusia, Ucrania, Hungría o Polonia, afectadas por la sequía, no han sido buenas.

PREGUNTA.- En España tenemos déficit de diésel pero superávit de gasolinas…. ¿cómo se reparten los cultivos? ¿Se tiene en cuenta este hecho a la hora de producir cultivos para biodiésel o bioetanol?

RESPUESTA.- No. Aquí se ha instalado mucha industria para bioetanol, frecuentemente instalada cerca de los puertos y dedicada principalmente a esos cultivos. Se ha conseguido producir una gran cantidad de bioetanol, pero como en España no hay suficiente demanda, es necesario exportar.

Es más fácil utilizar el biodiésel, porque para ello no hace falta cambiar el motor del automóvil, sino usar una nueva mezcla que es perfectamente aceptada por un motor diésel convencional.

La exportación de bioetanol se vuelve más difícil con el paso del tiempo, pues ya no se importa tanto en otros países de la UE, y eso va a forzar a que haya que consumir aquí más producto.

PREGUNTA.- ¿Qué opina de la política de la Unión Europea en materia de fomento de biocombustibles?

RESPUESTA.- Creemos que no hay una coherencia entre lo que se hace y lo que se dice. El supuesto fomento de los combustibles no coincide en absoluto con lo que se está haciendo desde el punto de vista de la Política Agrícola Común. Todavía no se han eliminado los barbechos obligatorios, lo que impide el desarrollo del importante potencial que podría dedicarse a cultivos energéticos.

Por otra parte, las ayudas que se da a estos cultivos son insuficientes. La PAC se planificaron con unos fines determinados, antes de que surgiesen estas nuevas alternativas. O, aunque existieran, no se tuvieron en cuenta a la hora de trazar estos planes. Por lo tanto, la PAC y la política de biocombustibles no están convergiendo como debieran, a pesar de tener ésta última tanta fuerza en el seno de la Unión Europea.

MEDIOS DIGITALES DE COMUNICACIÓN ESPECIALIZADA S.L. - Todos los derechos reservados