Untitled Document
Energía Diario
« Opinión - Análisis / Entrevistas

Jordi Sarriás. Director General de Nexus Energía

"La tarifa regulada supone una competencia desleal muy dañina para los comercializadores"

El sector de la comercialización se felicita por que dentro de seis meses vaya a desaparecer la tarifa eléctrica para consumidores industriales, ya que, en opinión de Sarrias, esta tarifa es un fuerte impedimento para un mercado libre. Sobre mecanismos de gestión de la demanda como el servicio de interrumpibilidad, el presidente de Nexus Energía cree que es necesario que se amplíe a clientes con menor capacidad pero igual disposición a prestar el servicio.

ENERGÍA DIARIO    MADRID  17 · 12 · 2007

PREGUNTA.- ¿Cómo valora el marco en el que se desarrolla la actividad de comercialización en España?

RESPUESTA.- A la comercialización le falta todavía mucho desarrollo, estamos en el kilómetro cero. Más cuando en los años 2005 y 2006, todo lo que se había conseguido en el libre mercado, y en la comercialización, sufrió un drástico retroceso por causas como la competencia desleal que significa la existencia de la tarifa regulada.

Es preciso reconocer que en 2007 se han dado pasos firmes para conseguir unas mejores condiciones para la comercialización. Se ha puesto en marcha el MIBEL, la OMIP también está operando, tenemos las emisiones primarias de energía… Se están poniendo mejores cimientos que hace cinco años para que la comercialización sea una realidad.

PREGUNTA.- ¿Cuál es su opinión sobre la política de mantener vigente la tarifa regulada?

RESPUESTA.- La tarifa no encaja en un mercado liberalizado. Si se quiere tener un libre mercado, no puede haber tarifas que lo distorsionen. También se han dado algunos pasos significativos, como que a partir de julio, habrá un segmento de consumidores que tendrán que adquirir su energía en el mercado libre, aunque la baja tensión tenga la opción de ir por completo a tarifa. Si no hay cambios, todos los consumidores de menos de 50 kW contratados podrán acogerse a la tarifa.

La tarifa nos ha sacado de la cancha de juego a los comercializadores. Siendo positivos, pensamos que dentro de quizá seis meses o un año nuestro negocio puede dar un vuelco importante, y ponernos en una situación muy diferente a la que estamos acostumbrados a vivir. La tarifa del régimen especial también es un impedimento para los comercializadores. Si esos productores en régimen especial no contaran con una tarifa, primas e incentivos y tuvieran que vender su energía a un comercializador, habría otra aportación para mejorar el libre mercado. Nosotros, como comercializadores, ¿de dónde vamos a buscar la energía, si está en manos de cuatro empresas en este país, y el régimen especial se acoge a la tarifa? La tarifa distorsiona el mercado y es un impedimento para su desarrollo.

PREGUNTA.- ¿Diría también que la tarifa tiene efectos de distorsión sobre la eficiencia energética?

RESPUESTA.- Sí, sobre muchas cosas. El consumidor no tiene la percepción del coste de la energía. Una familia conoce mejor la factura del teléfono que la eléctrica, sabe cuándo tiene que llamar o dejar de llamar, pero no sabe cuándo tiene que consumir energía o dejar de consumirla. Los planes de precios de la telefonía han hecho que las personas se adapten a esa situación para ahorrar. En electricidad, existe la tarifa nocturna, pero muy pocos consumidores la contratan, porque la diferencia de coste es muy pequeña. La electricidad no es uno de los principales costes para las economías domésticas. Hay economías para las que sí, para las que cada céntimo cuenta. Pero existen muchas economías domésticas que por su alto nivel de consumo son las que más tendríamos que penalizar, como ocurre con el agua si se consume demasiado. Ése es el primer efecto: la tarifa no está trasladando al consumidor el coste real de la energía. Y si estamos preocupados por el cambio climático y la eficiencia energética, es necesario hacer algo al respecto, como conseguir que un menor consumo se traduzca en un ahorro económico. Unas tarifas más altas harían que tanto el mundo industrial como el mundo residencial tuviera una mayor percepción de lo que cuestan las cosas, y buscaría otras maneras de ahorrar. Cuando se trata de dinero, la gente sí entiende.

PREGUNTA.- ¿Cree que esta política es sostenible un año más, teniendo en cuenta que 2008 es un año electoral, y que es quizá un mal momento para cambiar la situación?

RESPUESTA.- Aquí hay algo que muchos en el sector ya hemos convertido en una expresión: “responsabilidad o irresponsabilidad política”. Hablamos de energía, un bien escaso que todos necesitamos, y no puede haber política por medio. Tiene que haber pragmatismo, realidad. Hace un año surgió el rumor de que la tarifa eléctrica iba a subir un 15%, se produjo un rifirrafe político, y finalmente no subió. La tarifa no puede ser un arma electoral. Respecto a si será sostenible, mientras se dé el paso que se ha decidido dar, que es eliminar la tarifa industrial de alta tensión el 1 de julio de 2008, probablemente lo sea.

PREGUNTA.- Sobre el funcionamiento de las VPP, las subastas de energía primaria, ¿cuál es su posición respecto al futuro inmediato de esta figura, y de su ampliación, como viene prediciéndose?

RESPUESTA.- Es un cambio radical, algo totalmente novedoso en España. La valoración es muy positiva, aunque haya cosas que se pueden mejorar. Cuando se adquiere esta energía no se adquiere en firme, es una opción que se tiene para utilizarla o no. Por el momento, el mecanismo para decidir cuándo se va a utilizar o no esa energía es una lotería, porque hace falta acertar cuándo es beneficioso usarla.

Existe una propuesta de mejora que permite que esas opciones se liquiden automáticamente, sin que sea necesario decidir cuándo se quieren ejercer. En ese sentido, esa adquisición de energía será mucho más eficiente que hasta ahora.

En cuanto a su ampliación, creo que es algo positivo y que lo que se debe hacer es permitir que nuevos entrantes puedan comercializar. Eso se tiene que seguir ampliando conforme a lo que está escrito.

PREGUNTA.- Y sobre la normativa sobre la gestión de la demanda, más conocida como servicio de interrumpibilidad, y su efecto sobre las comercializadoras, ¿cuál es su posición?

RESPUESTA.- Esto afecta a los comercializadores porque lo han dejado corto. Es decir, solamente pueden dar ese servicio un determinado tipo de empresas, que son los que tienen más de 5 MW contratados de potencia. Nosotros nos preguntamos por qué ese servicio no lo pueden ofrecer más empresas; puede que haya más empresas interesadas e dar ese servicio, empresas con menores consumos de energía.

Al igual que el régimen especial está siendo controlado por el operador del sistema, REE, a través de unos centros de control o unos despachos delegados, que en este caso podemos ser comercializadores, y Red Eléctrica puede ver esas plantas y actuar sobre ellas en un momento dado si hay alguna restricción técnica, ¿por qué no hacemos lo mismo con los consumidores? A través de un centro de control, un despacho delegado de un comercializador, que ya ha hecho las inversiones, ¿por qué Red Eléctrica no puede hacer lo mismo? Muchas de esas empresas no necesitan tener dispositivos de desconexión sofisticados y caros.

El mecanismo de interrumpibilidad no afecta directamente a los comercializadores, pero sí al consumidor, porque, sabiendo que un número de consumidores pueden hacer este servicio, se está discriminando. Son compañías que podrán dar fácilmente este servicio a través de sistemas ya montados, fáciles de implementar. Lo que supondría dar más posibilidades al sistema para gestionar esa demanda.

PREGUNTA.- ¿Por qué es tan importante la interconexión con Francia y cuáles son los efectos del retraso de esta interconexión?

RESPUESTA.- Porque somos una isla energética. La demanda es inelástica, y tenemos que tener oferta. Pero la oferta es la que hay, y no más, porque no nos interconectamos con otros sistemas. Si una central nuclear se cae, o hay poca hidraulicidad, o no hace viento, aquí los precios se disparan, al no existir una interconexión con otros países que permita hacer ese arbitraje. Una interconexión adecuada y suficiente también da estabilidad a los precios. Una interconexión muy limitada, provocará que ese juego de arbitraje entre un país y otro seá muy limitado y no funcione correctamente. Ampliar esa interconexión dará pie a que haya más oferta, y que el sistema funcione mejor en su conjunto.

MEDIOS DIGITALES DE COMUNICACIÓN ESPECIALIZADA S.L. - Todos los derechos reservados