Untitled Document
Energía Diario
« Mercados y regulación

La factura española de las importaciones energéticas creció un 26% hasta mayo

Las importaciones energéticas netas de España aumentaron su factura en un 26% hasta mayo, mientras que el volumen de las compras creció sólo un 12%, según el informe mensual correspondiente al mes de septiembre del Servicio de Estudios de La Caixa.

EFE    MADRID  22 · 09 · 2008

En el acumulado durante doce meses desde mayo de 2007, las importaciones energéticas españolas, básicamente de petróleo, ascendían a más de 40.980 millones de euros, una situación que según el informe de La Caixa sugiere que "nos enfrentamos a un ’shock’ petrolífero relevante".

Pese a esto, el informe alerta que "desde una perspectiva histórica, no se trata de una crisis comparable a las de los años setenta y principios de los ochenta", ya que las economías dependientes del crudo han superado "sin excesivas dificultades" las constantes subidas del precio del petróleo desde el año 2000.

Aun así, en el promedio de lo que llevamos de año los precios del petróleo han aumentado un 70% respecto el año pasado, con lo se prevé que los efectos macroeconómicos resulten importantes.

Por ejemplo, si el crudo no hubiera crecido en su precio a este ritmo, la tasa de inflación se alejaría de las actuales cifras del 4% en la zona euro para situarse cerca del 2%, objetivo que se había marcado el Banco Central Europeo.

En el caso español, la tasa de variación interanual del Índice de Precios de Consumo (IPC) llegó en julio a colocarse en el 5,3%, la tasa más alta desde diciembre de 1992 y que marca un diferencial con la eurozona de 1,3 puntos porcentuales, la cota más alta de los últimos dos años.

Sin el cómputo de la energía ni de los alimentos no elaborados (inflación subyacente), la tasa de variación anual alcanzó el 3,5% en julio de 2008.

Las cifras económicas vinculadas a la energía también influyen en los datos macroeconómicos, ya que la necesidad de importación de crudo y otras fuentes energéticas y su aumento de precio han provocado que el deterioro comercial continúe.

Durante el primer semestre del año, el déficit comercial fue de 51.502 millones de euros, un incremento del 11,4% interanual y muy directamente relacionado por el deterioro de la balanza energética.

En el acumulado hasta junio, el déficit energético fue de 24.326 millones de euros y "alcanzó el 47,2% del total del déficit comercial".

Todo ello lleva a que la tasa de inflación de los precios industriales alcanzara en julio un aumento del 10,2%, un techo al que no se llegaba desde octubre de 1984.

Este aumento se produjo sobretodo por el crecimiento de la influencia de la componente energética dentro de la tasa de inflación de los productos industriales.

En concreto, la tasa de inflación anual hasta julio de la componente energética dentro de la producción industrial se elevó hasta el 30,3%.

Pese a todos estos datos, el informe de La Caixa asegura que "la capacidad de absorción de los impactos petrolíferos es cada vez mayor", ya que se está reduciendo la dependencia de los hidrocarburos y se están desarrollando alternativas.

Por este motivo, el estudio concluye que a medio o largo plazo la importancia del crudo en las economías occidentales será cada vez menor, por las soluciones que se están desarrollando para superar la dependencia actual de los combustibles fósiles de la industria mundial.

MEDIOS DIGITALES DE COMUNICACIÓN ESPECIALIZADA S.L. - Todos los derechos reservados