Un estudio de Siemens asegura que impulsar el coche eléctrico será esencial para recortar las emisiones un 30% en 2030

Publicado en jul 17 2017 - 6:49pm por Energía Diario

Europa Press / Servimedia.- El transporte genera el 41% del total de los gases contaminantes que se producen en Madrid, según un estudio de Siemens basado en datos facilitados por el Ayuntamiento de Madrid, y que tiene como objetivo dar unas recomendaciones para disminuir los gases contaminantes y mejorar la calidad del aire de la capital. Según el estudio, se puede obtener una reducción del 10% de las emisiones hasta 2030 con la simple mejora del rendimiento de automóviles y otras actuaciones en marcha.

Sin embargo, según estima Siemens, para conseguir el 20-30% sería necesario implantar medidas como incentivar los coches eléctricos, los híbridos enchufables, la eco-conducción, los aparcamientos disuasorios o un sistema de peajes, similar por ejemplo al vigente en Londres, que permitiría una reducción del 20% de emisiones. Otra opción posible que contempla el estudio consistiría en lograr la transición a vehículos de combustible alternativo de todos los autobuses públicos, un 70% de los taxis y un 20% de los coches privados.

Siemens, en colaboración con el Ayuntamiento, ha utilizado la City Performance Tool para la elaboración de este informe, una herramienta que evalúa datos generales de la ciudad, como la población y las dimensiones geográficas, y otros más específicos relacionados con los hábitos de transporte, los edificios y el sistema energético. Además, la presidenta de Siemens España, Rosa García, se ha reunido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para presentarle este estudio sobre la contaminación de la capital, que tiene en cuenta los objetivos ambientales del equipo de Gobierno municipal para 2020 y 2030 con la intención de determinar cuáles son las tecnologías más eficaces.

Una de las principales conclusiones de este estudio es que el transporte genera en Madrid el 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero, muy por encima de los niveles de otras ciudades europeas, como Copenhague y Helsinki, con el 20% y 32%, respectivamente. De ese 41%, 7 toneladas métricas de emisiones de CO2 equivalente, los automóviles privados causan el 80% de la contaminación, es decir, 6 toneladas métricas de CO2 equivalente. Los taxis y los autobuses representan menos de 800 kilotones. El 59% corresponde a las emisiones procedentes de los edificios e infraestructuras.

Del mismo modo, otro efecto negativo de la elevada tasa de uso de transporte privado en Madrid es la deficiente calidad del aire, ya que los coches en Madrid son responsables de más del 80% de los contaminantes PM10 y NOx. De hecho, el problema de la contaminación atmosférica en Madrid es tan acuciante que hay días en los que los contaminantes atmosféricos superaron los niveles permitidos por la Directiva Europea sobre la Calidad del Aire. Para Siemens, “esta huella no sorprende”, ya que de los 23.000 millones de kilómetros que los madrileños recorren al año, el 62% se realizan en coche, el 30% en transporte público (trenes regionales, metro y autobuses) y el 5% en taxis, motos y bicicletas.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*