Venezuela apuesta por conseguir inversiones de Rusia y China para su sector petrolero ante las sanciones financieras de Estados Unidos

Publicado en ago 25 2017 - 10:48am por Energía Diario

EFE.El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, intercambió de puesto a los responsables de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y del Ministerio de Petróleo y les pidió que amplíen “la participación” de empresas chinas y rusas en el sector. El gobernante de Venezuela vinculó esa solicitud con las sanciones que decidió Estados Unidos contra el sistema financiero de su país y que afectan también a la petrolera estatal PDVSA.

Maduro pidió a los recién nombrados “ampliar la participación de todos los inversores chinos, rusos, indios, malasios” que ya tienen presencia en la Faja Petrolífera del Orinoco, la principal reserva de crudo de su país, para “enfrentar la guerra económica” de Estados Unidos. “No han podido con nosotros en el campo financiero. Por muchas sanciones que apruebe el binomio Trump-Pence, nosotros podremos más que ellos, si ellos vienen por aquí nosotros nos vamos por aquí y los vencemos igual”, declaró el mandatario venezolano, contra el que Washington decretó sanciones petroleras por su supuesta deriva totalitaria.

Maduro hizo este anuncio tras nombrar presidente de PDVSA, la principal empresa del país y que produce cerca de 2 millones de barriles de crudo diarios, al hasta ahora ministro del Petróleo, Nelson Martínez, que será sustituido en esa cartera por el hasta ahora presidente de PDVSA, Eulogio del Pino. Maduro justificó estas decisiones por “la batería de agresiones económicas, energéticas y financieras que se han aprobado en la Casa Blanca contra Venezuela”. La medida prohíbe “negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno de Venezuela y su compañía petrolera estatal”. También prohíbe las “negociaciones con ciertos bonos existentes del sector público venezolano”.

Maduro aseguró asimismo que dar más protagonismo a los países emergentes supondrá un “proceso de liberación” de las “amarras imperialistas”, en referencia a su dependencia de Estados Unidos que es destino de casi el 40% del petróleo de PDVSA. El presidente venezolano instruyó a los recién designados a que trabajen para “fortalecer las alianzas internacionales” en la próxima cumbre de jefes de Estado de países de la OPEP con los líderes de países no productores, en la que deben acordarse nuevas pautas y formatos de fijación de precios de crudo y gas. Maduro aseguró tener “una propuesta firme” para esa reunión, de la que no dio sin embargo ningún detalle.

Venezuela, que fundó la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 1960 junto a Irán, Irak, Kuwait y Arabia Saudí, es uno de los principales extractores de crudo del mundo y su economía tiene una enorme dependencia de las exportaciones de petróleo. El país vive una fuerte crisis de abastecimiento agravada por la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional. Numerosos países de Europa y América, entre ellos Estados Unidos, han condenado la instauración en Venezuela el 4 de agosto de una Asamblea Nacional Constituyente con poderes absolutos para reordenar un Estado que deriva al totalitarismo.

Sobre el Autor

Dejar comentario

*